LA AGENDA DE LA ALTERNANCIA 10 DE ABRIL

LECTURA DE LAS ENCUESTAS Y ESTRATEGIAS
Alberto Amador Leal

En general las encuestas se mantienen en las mismas pautas desde el inicio de las campañas: Enrique Peña Nieto (EPN), mantiene una ventaja de entre 12 y 15 puntos sobre Josefina Vázquez Mota (JVM) y de entre 18 y 22 sobre Andrés Manuel López Obrador (AMLO); considerando un promedio entre 25 y 30% de indecisos declarados. Lo que está escrito en letras casi ilegibles y no destacan las primeras planas ni las gráficas de la TV, es la porción de la población que rechaza contestar la encuesta, la cual oscila entre 35 y 40% lo que sumado a los que se han declarado indecisos, representa entre 60 y 70% de ciudadanos que no votarán, que anularán su voto o que aún no deciden por quien votar.

Un puntero claramente posicionado (EPN), un segundo lugar estancado (JVM) y un tercer lugar que intenta despuntar, hace que la presión de arriba y de abajo se ejerza sobre JVM quien además, junto con el PAN, han cometido errores muy graves como la nominación de candidatos que no aportan nada a su campaña; voceros francamente anti climáticos y la ausencia de un estrategia integral y concurrente en los distritos y las entidades federativas.

De ahí que AMLO esté intentando aprovechar esta coyuntura, exacerbar la crítica al gobierno y desplazar a JVM del segundo lugar para después ir por el puntero.

En tanto EPN con las alianzas políticas forjadas con los principales medios, que tendrán representación en el Congreso a través del PRI-PVEM; con una campaña ordenada y sin complicarse la agenda ni el discurso; mantiene su ventaja que sólo podría ser afectada por la permanencia del viejo PRI en las candidaturas a diputados y senadores o el surgimiento de nuevos escándalos.

En Puebla la asociación de los candidatos del PRI al antiguo régimen o al ejercicio de practicas políticas premodernas afectará las preferencias hacia EPN o impedirá que su popularidad se despoje de los lastres que le han impuesto. En el caso del PAN si no se supera la situación que prevalece entre partido y gobierno que está generando confusión y desaliento, será difícil que se mantenga en el primer lugar.

AMLO y los partidos que lo postulan tendrían que hacer un esfuerzo de asambleísmo, cercano a la insurrección cívica, para recapitular la inconformidad social por seguridad y empleo; estrategia que han olvidado, pero que dominan fuerzas y organizaciones de la izquierda.