DEBATE FRUSTRADO

Observatorio Político
Por Maquiavelo

“Si andamos siempre hurtando el cuerpo, mal podremos acometer aventura que valga…”, frase del Quijote de Cervantes que viene al dedillo cuando nos enteramos de que el mentado debate entre los candidatos a diputado federal por Huauchinango fue cancelado debido a que los aspirantes a Padres Conscriptos, mientras uno aceptó de frente, otra se disculpó por “la falta de condiciones” y los otros dos ni siquiera contestaron.

Un parlamentario o congresista es un miembro de un parlamento o congreso, valga la ocurrencia para luz de los aspirantes y, en muchos países el término "parlamentario" se aplica específicamente a los miembros de la cámara baja, mientras la cámara alta suele tener un único nombre, Senado, y por tanto, también lo es la denominación de sus miembros, "senadores".

Los miembros del parlamento tienden a formar bancadas con los miembros del mismo partido político y si bien entre todos logran conformar acuerdos para llevar adelante, modificar o desechar alguna iniciativa nueva, de reforma o derogación deben, al menos, tener argumentos que, dichos de manera clara y precisa, valgan para tal efecto so pena de pasar por iletrados en las artes parlamentarias.

Porque para ello se necesita conocimiento de causa, si bien la conseja popular nos ilustra que piensa más un científico y un labrador que un científico solo, es necesario el conocimiento de ambos, en el estricto sentido de la palabra, para elongar la masa cerebral y advertir lo necesario para el bienestar de una población que los eligió para tal efecto.

Aunque en los hechos algunos se convierten en enemigos del pueblo como aquellos priístas que inauguraron la “Roqueseñal” y esos otros que nos han endilgado los aumentos mensuales del precio de la gasolina (PRI y PAN) con repercusiones en la canasta básica y todos los servicios hasta el panista que eliminó de facto a Luz y Fuerza con el contubernio de los partidos que son “más de lo mismo” y orillado han al pueblo a la debacle.

De allí que en un debate entre aspirantes a la Cámara de diputados, Cámara Baja o Parlamento deben dar a conocer, de manera pública, sus dotes no sólo de un Licurgo en cierne, sino de un conocimiento profundo sobre lo que va a hacer en la curul parlamentaria de manera que la disculpa para no asistir o el silencio para ignorar no hace más que acrecentar las dudas sobre la capacidad de cada uno de quienes aspiran a ser representantes populares y que no llega siquiera al de párvulo.

Para ejemplo de ello la disculpa que ni siquiera la candidata del PRI expone de manera directa y lo hace por información de interpósita persona, es decir, persona que, aparentando obrar por cuenta propia, interviene en un acto jurídico por encargo y en provecho de otro y en este caso es el coordinador de campaña Carlos Villavazo y el comunicado de marras enviado por el comunicador oficial de campaña, mismo que a continuación reproducimos.

“Laura Guadalupe Vargas Vargas, candidata de la coalición Compromiso por México (PRI-PVEM) a la diputación federal por el distrito 01, no asistirá a una reunión con sus adversarios en la contienda electoral debido a que está organizada por la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y el Instituto Federal Electoral (IFE) se mantiene al margen del acto por lo que podría ser violatorio de la ley”, informó Carlos Villalvazo Giorgana coordinador de campaña de la priísta.

Por lo anterior, Villalvazo Giorgana resaltó que Laura Guadalupe Vargas Vargas se apegará siempre a la legalidad e indicó que no se acordaron reglas claras para la realización de este ejercicio, ni las condiciones para garantizar que no se cometan excesos o agresiones por parte de los contendientes y sus respectivos equipos de campaña.

Cabe destacar que en la última semana han trascendido descalificaciones en contra de la candidata Laura Guadalupe Vargas Vargas y otros miembros de su familia que en nada abonan al proceso electoral que actualmente se lleva a cabo. “No vamos a exponer a la candidata que va bien en la contienda y que diariamente de manera directa o a través de los medios electrónicos o escritos está dando a conocer sus propuestas a la ciudadanía”, aseguró Villalvazo Giorgana.

Finalmente aseveró que el compromiso de la candidata Laura Guadalupe Vargas Vargas es únicamente con los ciudadanos y que con ellos tendrá acercamientos diarios para establecer estrategias de trabajo e intercambiar propuestas de cambio.

Del resto de los candidatos, Carlos Miguel Ignacio López del PRD, comentar que carece siquiera de la calidad moral suficiente y necesaria para presentarse en un acto público para defender lo indefendible desde el momento en que aún tiene cuentas pendientes en el Orfis del Congreso del Estado y, cuya deuda por comprobar, asciende a más de 20 millones de pesos y pretende, a toda costa, o ganar una contienda en la que no tiene ninguna oportunidad o hacerla de patiño (que ni siquiera eso hace bien ) para ver si en un futuro cercano Moreno Valle, Manuel Bartett o el propio Andrés Manuel López Obrador, le ayudan a remontar ese escollo que en breve, así lo podemos avizorar, lo llevaría de patitas a la cárcel.

De la candidata del PANAL Amelia de la Madrid, bueno, pues si bien es alegadora y brava como ella sola suele ser, carece, en los hechos de argumentos reales para convencer al electorado sobre qué es lo que iría a hacer a la Cámara de Diptuados aparte de solamente ser una levantadedos más de la propietaria del partido que hoy defiende, el PANAL, partido Elba Esther Gordillo la nefasta líder magisterial quien, sin duda, se vende al menor postor.

Así que, por eliminación el único con una propuesta legislativa válida, que si bien no concordamos en algunos puntos que en próxima colaboración comentaremos porqué, es Carlos Martínez Amador quien no sólo se mostró de acuerdo en participar en un debate de ideas que si bien a otros les pareció “no contar con las condiciones adecuadas” y otros, por acomodaticios, ignoraron de facto, él se mostró como un político hecho y derecho con capacidad no sólo parlamentaria, sino con un conocimiento de causa para otros vetado. O, usted, estimado lector, qué opina?