LA NULIDAD DE LA ELECCIÓN Y EL ARTÍCULO 33

Observatorio Político
Por Maquiavelo
Sin duda los pasos que está siguiendo el candidato inconforme, Andrés Manuel López Obrador, están sustentados en los correspondientes apartados, tanto del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales como en la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que no vemos porqué asustarse de que recurra a ellos y nada se diga de quienes dan como un hecho el que Enrique Peña Nieto es el ganador de la contienda electoral.

No es de extrañarse que algunos mandatarios, con intereses internacionales de negocio con México, externen su felicitación a quien suponen ganador del proceso electoral dado que desconocen la norma y en los hechos, el Instituto Federal Electoral, (IFE) aún no hace entrega de la Constancia de Mayoría a que obliga la ley pues el proceso electoral aún no concluye.

Sin embargo el silencio que guarda, no sólo Enrique Peña Nieto sino su propio partido, para que con la cortesía que merece la deferencia, declinen tales parabienes produce molestia en la opinión pública.

Aunque, en los hechos, debiera ser la Cancillería Mexicana la que con comedimiento pida a esos mandatarios extranjeros, incluyendo al señor Ban Ki-Moon, de la ONU,  reservar estos buenos deseos a la par que los instruya, que la declaración de triunfador electoral o sea, la última palabra, la tiene, en este caso, el Tribunal Federal Electoral, que resolverá el caso en el plazo previsto por la ley ya que su actitud podría tomarse como intromisión extranjera en hechos que sólo conciernen a los mexicanos y que el Artículo 33 constitucional contempla.

Esta omisión oficial y el silencio priísta hace, a todos, cómplices de sospechosismo, demostrando con ello el interés que los mueve dejando que el caso siga corriendo como un hecho consumado cuando en realidad no lo es.

De igual manera un grupo de Gobernadores pertenecientes a una Conago sumisa y prevaricadora de la ley, aparece ante los medios de comunicación y reconoce los resultados electorales en las urnas -que nadie cuestiona- y pontifica sobre la estabilidad y la armonía nacional.

Esto contribuye a todo lo contrario cuando ellos mismos, de facto, desconocen el derecho que le otorga la Ley, a cualquier ciudadano que busca un puesto de elección popular inconformarse y aportar pruebas de ello, ante la inequidad y desproporción de actos dentro de una campaña política que considera le fue adversa más no por los resultados del voto y su conteo y vuelta a contar, sino por otras causas que son las que se verá en el estudio.

Ítem más, para muestra de este servilismo de estos servidores públicos, en el propio discurso del gobernador de Querétaro, voz cantante del grupo Conago incluye al Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard como parte de su conformidad electoral.

Esto dio como resultado que el jefe de gobierno del D.F. Marcelo Ebrard,   desmintiera a la Conferencia Nacional de Gobernadores -CONAGO-, y a través de su cuenta de Twitter "@m_ebrard", “Absolutamente falso que el DF y yo aprobamos y firmamos pronunciamiento sobre elección presidencial de la CONAGO”, dijo Ebrard.

El jefe del Gobierno del Distrito Federal puntualiza que dará a conocer su postura sobre los resultados de la elección presidencial, una vez que el Tribunal Electoral Federal haya concluido y se deslindó de la opinión del resto de los participantes en la Conferencia de Gobernadores que, de facto, reconocen el triunfo del candidato de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto.

Por su parte la administración del gobierno del DF en una declaración emitida dijo que el Jefe de Gobierno del Distrito Federal Marcel Ebrard Casaubon “no asistió a dicha reunión” que se efectuó en Querétaro en su 43 Reunión Plenaria.

Esto debido a que el mandatario capitalino ni siquiera estuvo en México dado que acudió a la 24 Reunión de Alcaldes de Centroamérica, México y el Caribe de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) en San Juan Puerto Rico, en su calidad de Vicepresidente.

Así se demuestra que el interés tiene pies, ya que en lugar de apegarse a lo que la ley marca y aguardar a que las pruebas aportadas, que serán estudiadas por el Trife justifiquen o no la inconformidad de un candidato, desde ahora pretenden influir en la opinión ciudadana para iniciar un linchamiento mediático en contra de lo que, peyorativamente nombran como “intolerante”, “mesiánico”, “pagado de sí mismo”, “manipulador”, etc., y otras lindezas a un candidato que en los hechos, lo único  que hace es ejercer los derechos a que cualquier aspirante a un puesto de elección popular, inconforme, puede recurrir cuando tiene, lo que considera, pruebas en la mano y si no, entonces será otro cantar.

De allí que, ¿por qué no esperar hasta el próximo 6 de septiembre?, plazo máximo que tiene el máximo tribunal electoral para resolver y, en consecuencia, comenzar a celebrar que México ha madurado un poco más en la democracia, tolerancia y apego a la Ley sin difamar a quien hace uso de ella.

Y…valga la aclaración, esta reflexión no es en defensa de alguien en particular como podrían suponer y difamar aquellos fundamentalistas y contrarios a hacer uso racional de los recursos que la Ley prevé para dirimir una controversia, sino en la defensa de lo que se tiene para hacer valer los derechos. Vale.