SSEP EN RETROCESO

PARA CUALQUIER DENUNCIA SOBRE VERIFICACIÓN SANITARIA HAY QUE RECURRIR A PUEBLA, DICEN EN SILOS DE HUAUCHINANGO
Regulación Sanitaria está de adorno en la sierra
Las órdenes deben provenir desde la ciudad de Puebla, dicen
Prolifera en las calles venta de hongos silvestres ante la ausencia de inspectores sanitarios
HUAUCHINANGO, Pue.- 23 de agosto de 2012.-NSN.- Vecinos de la colonia El Potro-Catalina se indignaron luego de exigir en el Sistema Local de Salud, (SILOS No. 1) perteneciente a los Servicios de Salud del Estado de Puebla (SSEP) verificación sanitaria en un Anexo donde se atiende a personas alcohólicas debido a que el sitio se convirtió en un foco de contaminación, pero les informaron que deben ir hasta Puebla a poner su queja, esto por órdenes del secretario Chedraui.

Lo anterior luego de que los quejosos observaran que en el domicilio, donde atienden a los adoradores de Baco,  cercano incluso a las oficinas de Silos No. 1, las personas allí recluidos tienen el frente de esa casa convertido en un verdadero muladar con toda clase de basura, incluso deyecciones que son excretadas cuando los sujetos están en estado inconveniente y nadie asea el área.

Esta contaminación visual, olorosa y putrefacta, motivó a que algunos vecinos acudieran a las oficinas de Silos No. 1 para solicitar una verificación sanitaria en ese lugar y que las cosas cambiaran para el vecindario, mas sin embargo la respuesta que les dieron, en el departamento de Regulación y Fomento Sanitario, distó mucho de ser la que esperaban ya que para que eso suceda deben ir, personalmente, a las oficinas de la SSEP en la ciudad de Puebla y allí poner su queja.

Lo anterior, les dijeron, por instrucciones directas del secretario Jorge Aguilar Chedraui en las que se ordena que, el personal de esa oficina, para poder ir a verificar algún establecimiento de cualquier índole, que no cumpla con las normas sanitarias oficiales los quejosos tendrán que, personalmente, acudir a la ciudad de Puebla ya que los empleados en esta región nada podrán hacer sin órdenes expresas que serán enviadas desde las oficinas centrales,

Además, señalaron los empleados, “nada se puede hacer sin órdenes desde allá”, así que para presentar  cualquier queja o solicitar una licencia de funcionamiento, el interesado deberá acudir personalmente hasta la capital poblana.

Un caso concreto que conoció el reportero de esta casa editorial fue el de una señora que, para poder vender tortillas, hechas a mano, acudió a Silos No. 1 con el fin de obtener su licencia de funcionamiento y una verificación a su modesto negocio, pero ante esta situación de que debe ir hasta Puebla dijo: “!ay joven!, con mucho esfuerzo tengo un capital de miseria para poder comprar mi maíz y hacer las tortillas, imagínese si podré gastar cuando menos unos mil pesos para poder ir y regresar a Puebla…”  Optó por no abrir su negocio casero.

Algo similar sucedió a otra persona que acudió a Silos No. 1 para entregar algunos documentos que le fueron solicitados y poder arrancar su negocio, pero le dijeron que allí no le podían recibir nada, que tendría que viajar a la ciudad de Puebla –donde se los solicitaron- para entregarlos porque si no cumple le van a aplicar una multa.

Fue cuando los vecinos de la colonia El Potro-Catalina comentaron que a ellos también les sucedió igual, y que en adelante será peor debido a que nadie vigilará las condiciones sanitarias en el Anexo de los Alcohólicos y, la verdad, “nadie de los vecinos tiene, ni el dinero, ni el ánimo, ni el tiempo para ir hasta Puebla a poner una denuncia que, hasta antes de este gobierno se integraba aquí mismo y procedían con prontitud para solucionar los problemas”. Por todo esto algunos comentaran que Moreno Valle sólo vino a engañar con que “lo mejor está por venir”, sin embargo será una realidad cuando termine su sexenio.

VENTA DE HONGOS SILVESTRES ANTE LA FALTA DE VERIFICACIÓN EN MERCADOS

Toda esta situación, antes narrada, derivó actualmente en que en los mercados de la sierra norte así como esquinas y banquetas de las calles en los pueblos, es posible observar a campesinos con canastas, chiquihuites y morrales llenos de hongos silvestres para vender. La gente en el campo vive en una permanente falta de recursos para poder sobrevivir y aprovechan la evidente ausencia de los inspectores de Regulación Sanitaria, que anteriormente decomisaban hongos silvestres, para apurar su venta luego de cosecharlos en el monte y no pocas veces son promotores de la muerte.

En diversas ocasiones hemos escrito sobre familias enteras muertas por la ingesta de hongos silvestres, supuestamente comestibles, resultan ser venenosos y se convierten en vectores de muerte, muchas de ellas espantosas con gran sufrimiento para las personas ante el irreversible deterioro de los principales órganos que sostienen la vida en el cuerpo humano.

Por lo que al cuestionamiento sobre la falta de inspección y verificación de venta callejera de hongos silvestres que en esta temporada de lluvias con una gran humedad en riscos, cañadas y bosques de la sierra proliferan, los inspectores de Regulación Sanitaria comentaron que no pueden, como antes, salir a verificar a las calles ya que para ello la orden debe venir directamente de las oficinas centrales de la SSEP desde la ciudad de Puebla, lo que acatan so pena de caer en alguna situación inconveniente para ellos.

De allí que el riesgo para amas de casa que compran los hongos y les hacen empíricas pruebas del ajo, cobre o alguna otra que nunca dan resultados, podrían enfermar tan gravemente a su propia familia que podrían, asimismo, terminar todos en la morgue y todo por tan extrañas cuanto incongruentes disposiciones gubernamentales.