REFLEXIONES 15-07-2013

LA RECONCILIACIÓN Y SUS OBSTÁCULOS
Por Juan Manuel Amador
Ya en este espacio, antes de las elecciones y al inicio de las campañas, habíamos hablado  de una necesaria reconciliación para Huauchinango.  Hoy se ve más la necesidad de ella, pero también se ven con claridad los obstáculos que hay para su realización. Sin embargo no son obstáculos insuperables. Vamos por que.

 Tanto Carlos Martínez como Gabriel Alvarado han tendido la mano y han invitado a sus opositores a unirse al trabajo para Huauchinango y para la Sierra. Hay también una gran sector de la población que ve con simpatía la posibilidad de que las diferencias sean menores a las necesidades de crecer y desarrollar nuestras familias y nuestras comunidades.   

Los primeros  obstáculos se constituyen por la negativa de los candidatos perdedores para aceptar su derrota, simplemente no estaban preparados para perder y no lo saben hacer.

En esa actitud, manejan o inducen un discurso de robo, de fraude, de compra de votos que les sirve para explicar su fracaso, pero que deja en el ánimo de la población un sentimiento de revancha, de coraje y hasta de odios.

Es un discurso manejado con una gran irresponsabilidad, por qué siendo líderes o cabezas de un partido, deben saber que lo que ellos dicen o hacen tiene impacto en la gente que fielmente cree en su Partido, y que está dispuesta a dar todo por su lucha.

El segundo obstáculo es la presencia de operadores políticos que prefieren el enfrentamiento, la agresión, la descalificación y la venganza.

Sn embargo mas allá de ese discurso y esos rijosos, hay también gente inteligente, pensante, con madurez  y una gran sensibilidad política a la que no le interesa las venganzas, que sabe entender y convivir entre las diferencias.

Gente y familias con valores, que conocen el respeto, la honestidad y la solidaridad, a ellos tenemos que acudir para que con su esfuerzo individual construyamos la fuerza  colectiva que Huauchinango necesita  y que a la Sierra le urge para alcanzar mejores estadios de vida.

Claro que los hay, mencionemos algunos de ellos, Menem Lechuga de Sotomayor y Roberto Sotomayor, Artemia Gonzales Sosa, Lilia Ibarra de Castelán, Indalecia Ramírez, Gregorio Marroquín, Manuel Herrera Sosa y Silvia, Carlos Soto, Raúl Cazares García, Carmelita Cruz, Jesús Segreste, Jorge Pablo Ahued, Alfonso, Pepe y Yolanda Zegbe, Avelino Maldonado, Olga Baca, Aurelio Martínez, Julieta Romero Monroy, Tony Natale, Pompeyo Escamilla, Juan Vergara, Gilberto Hernández Garcilazo, Guillermo Cazares, Raúl Ibarra, Enrique Vite, Armando Cabrera, Enrique Perez, Salvador Díaz Gómez, Salvador Delgado Zaragoza, María Luisa Monroy  Castelán , Anselmo Gutiérrez, Panchita Medina y  muchos otros más.

A ellos acudimos, gentes y  familias de gran arraigo huauchinanguense, con las que convivimos, que conocemos,  que sabemos solo tienen como objetivo  el bienestar general y el progreso.

A ellos y a nosotros no nos interesan las discordias, los enfrentamientos, ni el linchamiento.

Nos interesa Huauchinango y nos interesa la Sierra.  Trabajemos unidos, el progreso y el desarrollo no tienen partido.

A ellos les hacemos este llamado.