DERBY 2012 ENERO 16

EN EL PADDOCK
Por El Jockey

Conforme se acerca la gran fecha se conforman los equipos contendientes. Los dirigentes de las diferentes cuadras que van a competir por el Gran Derby 2012 utilizan todo tipo de argucias y mamotretos con el fin de ofrecer a sus ejemplares las mejores condiciones para lograr el triunfo.

Sin embargo, uno de ellos, la Cuadra Blanquiazul con dos caballos y la yegua relinchona tienen serios problemas y aprovechan cualquier acercamiento para lanzarse mordiscos y patadas que, sin duda podrían lesionarlos de tal manera que cualquiera que llegara a ganar la estafeta de su partido para defender la divisa quedará rezagado en su participación debido, principalmente a estas lesiones y podrían caer en tercer lugar pero, no en un tercer lugar inmediato al segundo, sino con varios cuerpos de ventaja lo que está dando un panorama de que la Mafia del Jockey Club no sólo no funciona, sino que está desfasada, atolondrada y ya no da una.

De allí que hayan ideado una estratagema para poner en ventaja a su ejemplar, conocido como “El Consentido”, un caballo color retinto ojos de puerco, chaparrón, fuerte, más bueno para la yunta o el carro que para el carril y que sin duda Il Padrone, jefe del Jockey Club, pretende que sea el representante de los blanquiazules, lo que se ve muy dudoso dada su poca sangre de corredor de furlongs y con más tipo de caballo arribeño, alimentado con rastrojo, lleno de piojos y empedrado de bubas que, si bien no las tenía cuando estaba en buenos macheros y con mejor cuidado ahora que pasó de manos de mozos de cuadra a simples peones, ni fomentos de árnica le ponen, es un harapo, por eso y no otra cosa le negaron la preferencia. No es cuestión de elitismo, sino de sentido común, dicen los blanquiazules.

Y como no, si los cuidadores de “Miss Huesitos”, (Miss Bones, en inglés), una yegua flaca, huesuda, bueno, la tratan muy bien, lo malo es que a veces hasta le cuelgan el ayate en el hueso de la cadera de tan flaca. Con un color pinto deslavado que sus dueños preconizan de alta alcurnia tanta que pretendieron inscribirla en The American Paint Horse Association (APHA) pero su porte es tan escuálido que, su divisa bien podría ser un buharro de esos que siempre están parados arriba de un saguaro en el Desierto del Altar, no la admitieron porque, a leguas se le nota, no sólo lo corriente, sino que no va a dar ni el ancho, ni el cateto ni la hipotenusa en esta carrera destinada sólo a los mejor preparados físicamente aunque más trompudos que la puerca que rompió el corral, más brutos que un arado y más ladrones que Caco.

Y con su tercer competidor interno los albicelestes no las tienen todas consigo dado que el otro caballo inscrito en esta carrera interna es un vejancón, resabiado y lleno de mañas, conocido como “Empedernido”, ojo zarco, canillas con sobrehueso, de color más blanco que rosillo entrepelado, morisco o tordillo, este quijotesco jamelgo fue en sus ayeres un buen ejemplar pero al paso del tiempo, como todo, se lo tragaron los años y ahora tira mordidas a todo lo que se le acerca, patadas a quien pasa atrás, pese a que ensillado aún se le nota un poco el brío, con la cola enhiesta, cabeza y cuello levantados, las orejas alerta y un paso piafante, pretende desvirtuar todo, pero le sobran años y le falta peso real para poder siquiera combatir a la Mafia del Jockey Club no digamos a los otros competidores de la Cuadra Tricolor o la Negro-Amarello en los más de dos largos y tortuosos furlongs que le podrían sacar hasta el tuétano de sus viejos huesos.

Aunque al parecer podrían ser sólo estos tres los competidores internos de la Cuadra Blanquiazul para representarlos en el Óvalo del Triunfo, mas sin embargo podrían contar con un cuarto competidor, nada menos que un caballo negro, zaíno, mañoso como judicial, más inclinado a Caco y a Baco que a Iustitia y Sancus, conocido en el medio hipodromeril como “El Loquito”, un caballejo venido a menos luego de que sus manejadores se malquistaron con La Mafia del Jockey Club ahora lo inscribieron, alegando “derechos de sangre, aunque más bien es como el cuento aquél del Gallego que decía :

-“Si me muero en Gijón que me entierren en Zaragoza y si me muero en Zaragoza, que me entierren en Gijón…”

Y su amigo le pregunta:

-¡Joder!, coño y por qué…? –Nada, hombre, nada más por Joder…!

Y así, por sólo Joder, este caballo trata de ser inscrito y, como los de su cuadra dicen y porfían, Sería padre…¿no…? Refiriéndose a estar en la competencia y a lo mejor hasta La Chica hacen dentro de sus propias filas. Soñar no cuesta nada.

Bueno así con todo esto la Cuadra Blanquiazul se revuelve y zarandea en su centro, como si le hubieran dado a tomar un emético o aspirar azogue por largo tiempo sin encontrar, atar ni desatar nada y, en breve, podría provocar la más grande desilusión en sus seguidores quienes optarían, sin duda, por brincar y -como ahora se ha hecho inveterada costumbre- encaramarse por los barandales con seguidores de otros colores y divisas para ramonear y pacer tranquilos en mejores pastos fuera del alcance de los depredadores bípedos.

Por el lado de la Cuadra Tricolor, “El Gomino”, ese hermoso potro colorado zaíno de greña, cola y cabos negros como el ala del cuervo, de largos remos, finos como un diapasón, se pasea con almartigón y tlancualejo, del brazo de sus cuidadores, que son muchos y muy conocedores esperando solamente a que llegue la fecha en que estará en el partidero, mientras, se placea frente a su fanaticada que lo aclama y le lanza desde confeti hasta pétalos de rosas y lo mismo le ofrece un ramo de alfalfa de la mejor achicalada, hasta un plato de trigo rolado revuelto con salvado y cebada hervida todo rociado con una aromática dotación de espumosa melaza.

Día con día, al tiempo que los de la Cuadra Blanquiazul se hacen bolas para lograr un buen contendiente, que de acuerdo con los expertos, no lo van a encontrar ni con la Lámpara de Diógenes, “El Gomino” crece en fama, fans y fortuna.

Mas “El Mañoso”, penco maduro de la Cuadra Negro-Amarello recorre sus comederos, al igual que el anterior, buscando adeptos y tratando de hacer la Chica, después de que logró derrotar a su contrincante, un potro Sabino, de mediana edad, ojos chuecos, de sobrepaso, lángaro y taimado conocido como “Fester” (dada su imagen y semejanza con aquel caballo del Sheriff Hoot Koott, N. de la R.) quien al igual que su oponente interno abrevaron sus más elementales momentos políticos en la Cuadra Tricolor, en ese entonces propiedad de Pelochas, gangster que encabeza “La Mafia del Poder”, cuando era más poderosa que la Escuadra Invencible, aquella que en su divisa tenía la leyenda: Exurge Domine et Vindica Causam Tuam que significa: -Alzate, ¡Oh! Señor y defiende tu causa” pero, entonces, vivían bajo el lema: “Democracia y Justicia Social”, mas como siempre ocurre, de la primera nunca hubo nada y la segunda sólo alcanzaba para los dirigentes y sus allegados, mejor se salieron y fueron a las cuadras que se encuentran a la izquierda del Hipódromo con “El Cuate” cacique michoacano que hoy pastorea las manadas equinas bajo el lema "Democracia ya, patria para todos", heredera, a su vez, de aquella famosa Cuadra Pesumista o Pesimista que tenía como lema “Por la democracia y el socialismo”.

Así que hoy, luego de una democrática carrera de tiempos dentro de la Cuadra Negro-Amarell, quien mejor salió posicionado fue “El Mañoso”, aunque no en desdoro de “Fester”, al contrario, ambos fuertemente hermanados como si fuera una verdadera yunta, aunque diferente a la de Silao, dado que éstos son caballos y no bueyes. Y su tirada no es otra más que -a priori- lograr el Derby 2012 y -a posteriori- con un “Fester” bien posicionado, cuidado y entrenado, buscará competir en el Derby 2018 así que, si hay quien diga: “Futuro no es verbo”, el peso de la evidencia lo aplastará.

Nos despedimos con la música de Giachino Antonio Rossini (1792-1868) Obertura Guillermo Tell ¡Ayoooh, Silver! Que la disfruten.

 

Anteriores:

http://www.sierranortedepuebla.com.mx/Local/derby-2012-enero-3.html