RUMBO AL 2012 ENERO 16

EL TIEMPO DE RMV.
Alberto Amador Leal

Más allá de las sesiones protocolarias que han despojado de contenido republicano a la rendición de cuentas o del despliegue mediático, propio de los informes de gobierno; importa el significado histórico del Primer Informe del que es, a la vez, el primer gobierno de la alternancia en Puebla.

Para llegar a este estadio de la historia de nuestro Estado, hemos recorrido un largo y sinuoso camino: En 1825 la instalación de la Legislatura Constituyente, la aprobación de la Constitución y la toma de posesión del primer Gobernador, José María Calderón; 1835, la supresión del sistema federal que convierte al Estado de Puebla en Departamento; 1849, la pérdida del Distrito de Tlapa, y en 1853 el distrito de Tuxpan; 1861, una nueva Constitución del Estado; 1862, Zaragoza vence al ejército francés; 1876, triunfa la revolución de Tuxtepec apoyada por el Partido de la Montaña de los Tres Juanes, grupo que mantiene el poder hasta finales de los años 80; en 1903, el Papá Pío X asciende la Diócesis de Puebla a una Arquidiócesis; en 1910 estalla la Revolución Mexicana en la casa de los hermanos Serdán; en 1917, nueva Constitución del Estado Libre y Soberano de Puebla; en el periodo 1920-1936 reparto agrario, reforma educativa e inestabilidad política; en 1937, arriba al poder Maximino Ávila Camacho y decreta la creación de la Universidad;1939, Manuel Ávila Camacho es proclamado candidato a la presidencia de la República y Maximino pacta con los Diputados Locales el acuerdo político para evitar la injerencia de actores no poblanos en la política del estado, formalizando el grupo de poder que gobernó hasta mediados de los 70; desde 1940 hasta 1960, despliegue del desarrollo industrial y autonomía a la Universidad; 1961-1974, inestabilidad por el conflicto izquierda–derecha, en este periodo Puebla tiene seis gobernadores; 1975, el Gobernador Alfredo Toxqui inicia el periodo de reconciliación y estabilidad; 1993, arriba Manuel Bartlett al Gobierno, recupera la reserva territorial Atlixcáyotl e inicia el Proyecto Angelópolis, en medio de conflictos se intensifica la alternancia en los municipios; 1999, el gobierno de Melquíades Morales, enfrenta el terremoto en la ciudad y la depresión tropical número 11 en la Sierra Norte, dando paso a la modernización de la infraestructura carretera y educativa; 2006, Mario Marín, enfrenta el desprestigio por la detención ilegal de Lydia Cacho, en la elección federal el PRI se ubica en tercer lugar y sólo gana cuatro de 16 distritos; en 2010, el PRI pierde el Gobierno del Estado, la mayoría absoluta en el Congreso y las cabeceras de distrito más importantes: inicia el gobierno de la alternancia con Rafael Moreno Valle como Gobernador del Estado.

A un año: ¿Qué es el Gobierno de la alternancia? ¿Un gobierno de coalición de las fuerzas y plataformas que lo llevaron al poder? ¿Un proyecto personal y de grupo a manera del pactado en el 39? ¿Una tentativa audaz, decidida y novedosa para impulsar un movimiento social e institucional que renueve las estructuras económicas, políticas y sociales de Puebla?

Probablemente sea parte de estas opciones que hacen un todo. Por ahora tenemos una impresionante obra material, una reforma del estado en curso y la determinación política de combatir la corrupción con procedimientos hace tiempo no utilizados.

 El informe, que al momento de escribir esta nota estará en el aire, nos permitirá una apreciación objetiva de donde estamos y hacia dónde vamos. Por lo pronto apelo al espíritu de la Ley 46 de Robert Green: “Siempre es peligroso mostrase superior a los demás, pero lo más peligroso de todo es parecer libre de toda falla o debilidad. Lo inteligente es poner de manifiesto, de vez en cuando, sus defectos y vicios inofensivos, a fin de desviar la envidia y parecer más humano y accesible. Solo los dioses y los muertos pueden parecer perfectos impunemente”