RUMBO AL 2012 MARZO 12

LAS RELACIONES MEXICO-EU
Alberto Amador Leal
La reciente visita del Vicepresidente  Joseph Robinette Biden a México y su entrevista con tres de los cuatro aspirantes a la presidencia de la republica, enfatiza la importancia de las relaciones México-EU. Sobra explicar los factores que determinan la trascendencia de este histórico vínculo, pero conviene resaltar sus matices en la coyuntura electoral.

 

La visita y  los encuentros resaltan, en primer lugar, por  las  elecciones presidenciales en ambos países y, en  segundo término, por el debate desatado por el gobierno mexicano respecto de  la posible ingerencia del crimen organizado en los proceso electorales .

Recordemos que esta visita estuvo precedida del álgido debate sobre la supuesta  intervención del narcotráfico en las elecciones de Michoacán que finalmente  fue desestimada por el Tribunal Federal Electoral.

Paralelamente la  PGR reconoció que de enero a septiembre de 2011 hubo 12,903 homicidios, el acumulado a septiembre del 2011  fue  de 47,515. Otras fuentes como  Reforma contabilizaron para el 2011 12,359; Milenio 12,284  y la Jornada 11,890 .  En todo caso las fuentes oficiales y no oficiales arrojan  alrededor de 50, 000 decesos en el sexenio, atribuibles a la violencia generada en la lucha contra el narcotráfico lo que  refuerza la  alarma roja sobre la violencia en México.

En ese contexto las diversas agencias policiales  y de inteligencia  de los EU,  han llevado un seguimiento acucioso del proceso electoral  e instituciones como el W Wilson Center,   realizan seminarios permanentes sobre la realidad mexicana.

Diversas agencias del  Gobierno de EU fueron  llamadas por el Congreso  para explicar la comisión de  ilícitos en las tareas de inteligencia realizadas en territorio mexicano. Llegó a tal grado la presión que el Procurador Eric Holder se acogió a la   quinta enmienda de la Constitución para no testificar en contra de si mismo, respecto del operativo rápido y furioso. El tema  se ha  politizado   y  saco a la luz la participación en México de otras agencias como la DEA , en el caso al seguimiento del lavado de dinero y la propia CIA, en  la búsqueda de vínculos con  el terrorismo.

En este marco destacan dos eventos:  la presencia, el 14 de enero, del Embajador  Anthony Wayne y un grupo de Congresistas en las instalaciones del Centro de Inteligencia de la Policía Federal; la visita del propio Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna a EU, el 17 de enero,  para reunirse con las áreas de seguridad, incluyendo al Procurador General de Justicia, el Director de la CIA; la presentación de su libro “El nuevo Modelo Policial” en el Centro Woodrowd Wilson y la visita del Director de la CIA  David Petraus a  México incluyendo un encuentro con el Presidente de la República.  Simultáneamente ambos gobiernos anunciaron el propósito común de aprehender al “Chapo Guzmán” ofreciendo el Gobierno  de EU una recompensa de 80 millones de dólares.

En este marco la visita del Vicepresidente Biden y su entrevista con los presidenciables EPN, JVM y AMLO, pretende imprimir un toque de normalidad a la acción concertada entre ambos gobiernos en materia de narcotráfico, a la vez que transparenta la “imparcialidad” del gobierno norteamericano en los comicios mexicanos.  A la vez, reitera el reconocimiento de EU a la lucha contra el crimen organizado. Ahora, falta por saber: ¿cual será el impacto de   la información  develada por los testigos  encubiertos a las agencias norteamericanas y cual será su efecto  en el proceso electoral de julio próximo?