LA VERDAD Y EL FONDO DE LA “FUGA EN EL CERESO”

REO CON PROBLEMAS MENTALES BURLA LA SEGURIDAD DENTRO DEL CERESO DE HUAUCHINANGO
Los cuestionamientos
b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_aa_entrevista.jpgHUAUCHINANGO, Pue.- 13 de enero de 2016.-NSN.- Fiel a su promesa de dar a conocer a través de las redes sociales sus diarias acciones, el alcalde de este municipio Gabriel Alvarado Lorenzo desveló el misterio sucedido dentro del Centro de Readaptación Social (CERESO) el pasado 10 de enero.

El escándalo comenzó el pasado 10 de enero alrededor de las 19:30 horas cuando, al pasar lista de los internos, observaron que uno de los presos no se encontraba dentro de su celda por lo cual se aplicaron los protocolos de seguridad y de inmediato se llevó a cabo una intensa movilización policíaca que hizo concentrarse a los cuerpos de seguridad, policías municipales, estatales y ministeriales, en torno al bunker de varilla, cemento y altas paredes en la colonia El Potro al oeste de la ciudad que contiene a los reos de diversos delitos.

Comentarios, desde “fuga” hasta “intento de fuga” llenaron los titulares de redes sociales lo que impactó en la población en general y finalmente provocó la intervención del alcalde para clarificar el asunto por lo que a través de su cuenta en redes sociales dio a conocer lo siguiente:

Buenas noches, en las últimas horas he visto con preocupación diferentes comentarios en redes sociales que hablan de una fuga en el CE.RE.SO. de Huauchinango.

Es falso. Puedo comentarles que todo está bajo control y si bien es cierto, hubo un incidente con un interno, jamás pasó a ser algo tan grave como una fuga. Los protocolos de seguridad se activaron de manera correcta, las diferentes corporaciones policíacas se presentaron en el lugar como parte de estos protocolos y el personal del penal actuó de forma adecuada garantizando así, el orden en todo momento.

Hoy platiqué con el interno. Se trata de un joven que, al parecer, sufre de algún trastorno mental. Esto lo dictaminará un médico especializado, así como su tratamiento. Él se encuentra físicamente bien.

Que no haya malos entendidos ni comentarios de alarma. Todo está bajo control y se trabaja arduamente para que así sea”.

Esto si bien logró clarificar la situación sucedida dentro de ese lugar que debe ser de alta seguridad, y mostró la capacidad de respuesta al aplicarse los protocolos de seguridad, por otro lado la declaración impulsa a una serie de cuestionamiento sobre si una persona con “algún trastorno mental” logró salir de su celda y deambular por los pasillos y lugares donde no debería estar, la situación requiere de mayores medidas ya que imagine lo que podría hacer una persona en su sano juicio.

Por vía de mientras y, al parecer, luego de que las broncas aguas regresaran a su cauce, todo parece volver a la normalidad y sólo se espera que todo esto tenga una explicación más puntual de las propias autoridades del CERESO sobre lo sucedido y las medidas tomadas para que esta situación no se repita.      

Además de que se indique porqué, dentro de un Centro de Readaptación Social, se encuentra una persona afectada de sus facultades mentales y no en alguna clínica especializada en este tipo de atenciones, ya que por su condición estaría en riesgo su propia seguridad al quedar recluso dentro de una sociedad segregada por diversos delitos y que la sociedad, a través del Código de Procedimientos Penales, así lo exige.