LINCHAN A PRESUNTO LADRÓN Y LE METEN LUMBRE

A GOLPES, MACHETAZOS Y QUEMADO LA GENTE ENFURECIDA LE ARRANCÓ LA VIDA
A carrera tendida lo persiguieron, lo alcanzaron, lo vapulearon y le prendieron fuego
Jueves 8 de Mayo
b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_aa_linchado.jpgVecinos de este sujeto, presunto ladrón, hartos de las fechorías de un presunto ladrón, una muchedumbre se reunió la noche del lunes y fueron asacar al interfecto del interior de su casa, donde se había refugiado.

Luego de sacarlo le propinaron una golpiza, incluso machetazos y lo rociaron con gasolina y así fue como lo privaron de la vida. Según narró la madre del hoy occiso a medios de comunicación de Tehuacán, lugar donde sucedieron estos lamentables hechos, a su hijo lo iba persiguiendo un grupo de personas, “cerca de 60” dijo. Francisco Guzmán Padilla, de 26 años de edad, alías “El Pepino”, era perseguido por la turba, llegó a su casa y se encerró en uno de los cuartos.

La muchedumbre dañó vidrios de la casa e ingresó lo encontró de inmediato comenzaron a golpear a quien señalaban de ser un pájaro de cuenta en aquella zona. Es decir, era conocido por dedicarse a la delincuencia.

Fue vapuleado a puñetazos, patadas, pedradas, palos y tubos, incluso algunos testigos dijeron que presentaba machetazos. Después, aparentemente inconsciente lo sacaron de su casa y lo llevaron a la calle en donde lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego.

El hombre murió en cuestión de minutos y la turba luego de haber cometido esta barbarie, al que ellos llaman justicia, se retiró del lugar.

La policía tardó mucho en llegar y cuando lo hizo, sólo encontraron el cuerpo y a la familia del occiso, quienes lo reconocieron plenamente. La agencia estatal de investigación inició la carpeta de investigación 1656/2017 de Tehuacán.

Cabe señalar que la madrugada del domingo 30 de abril ocurrió un hecho similar en Tehuacán, en aquella ocasión en la colonia San Pedro Acoquiaco. Donde una turba, también harta de los desmanes que causaban miembros de una familia conocidos como delincuentes, decidió juntarse e intentaron sacarlos y quemarlos.

La mayoría de ellos logró evitar caer en manos de la iracunda muchedumbre, uno no tuvo la misma fuerte y fue linchado por los vecinos. El resto quedó lesionado y al menos cuatro de ellos que contaban con órdenes de aprehensión fueron detenidos e ingresados al penal de Tehuacán.