EL EXTRAÑO CASO DEL HOMBRE QUE CARGABA SU SUERO EN UN CAMINO DE HUAUCHINANGO

EL EXTRAÑO CASO DEL HOMBRE QUE CARGABA SU SUERO EN UN CAMINO DE HUAUCHINANGO
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_suero.jpgHUAUCHINANGO, Pue.- 24 de enero de 2018.-NSN.- Por si algo faltaba en el escenario de asesinatos, robos, asaltos y secuestros en esta ciudad, la aparición de una persona semidesnuda que caminaba por la carretera Huauchinango-Necaxa, a la altura de Cuautlita cargando un suero y perdió la vida en el Hospital General, viene a completar el cuadro.

Dentro de las situaciones no antes vistas en esta comarca, este insólito caso se suma a la serie de crímenes que suceden aquí y en los que la policía se ve rebasada para poder desentrañarlos y hacer justicia.

Todo comenzó a las 16:30 horas de ayer Martes en la transitada carretera interserrana, Huauchinango-Necaxa, en el tramo Acatlán-Cuautlita, perteneciente a este municipio, a unos 200 metros al norte de las instalaciones del Campus BUAP Huauchinango. Fue un taxista, que regresaba a esta ciudad luego de haber ido a dejar un servicio cuando observó que a la orilla del camino una persona que le hacía la parada.

El sujeto, de unos 30 años de edad, lucía extraño, comentó el trabajador del volante. Estaba sin camisa, llevaba sobre sus hombros una cobija a cuadros negro y blanco y, en el regazo, cargaba una botella de suero con un sistema de venoclisis insertado profesionalmente en las venas de su brazo.

Un rictus de dolor en la cara, la agitación de su brazo al hacer la parada al taxista, dejaba de ver la desesperación y el sufrimiento de este hombre que en tan malas condiciones estaba en mitad de la nada, tal como si  acabara de bajarse desde una cama de hospital, pero estaba en despoblado.

El taxista paró, el hombre abrió la puerta y se sentó de lado con las piernas afuera del auto. El taxista le preguntaba sobre su estado, nombre, etc., el hombre no podía hablar, sólo emitía algunos sonidos. Tenía una fea herida que le había atravesado el cuello, parecía ser de bala. Vomitaba sangre muy negra y jadeaba desacompasado.

Atrás del taxi se detuvo otro taxi y el otro chofer también bajó a ver qué sucedía. Entre los dos abanderaron el lugar y pidieron el apoyo de la Cruz Roja y dieron parte a la Policía Municipal de Huauchinango. Policías y Ambulantes llegaron en unos instantes.

Los paramédicos observaron al lesionado y notaron hemorragias pero además que llevaba muy bien colocado el suero intravenoso, lo acostaron en una camilla y lo trasladaron al Hospital General de Huauchinango.

Allí fue ingresado y lograron conocer que llevaba una credencial que lo acreditaba como originario del Estado de Morelos así como sus datos personales

Los médicos observaron que las lesiones que presentaba, una en el cuello y otra en la espalda, fueron producidas por arma de fuego. Pese a la atención que se le brindó al lesionado no pudo remontar las lesiones que finalmente en el transcurso de la noche le quitaron la vida. La policía espera que los familiares sean contactados para que acudan a la morgue, lo identifiquen y evitar que vaya a la fosa común.

De acuerdo con los comentarios de los samaritanos, incluso de la misma policía, especulan que una de dos, o el hombre se habría escapado de alguna casa de seguridad, que por las inmediaciones pudiera haber, o lo fueron a dejar en esa carretera quienes, sin poder llevarlo al hospital para evitar comprometerse, por aquellos de las lesiones de arma de fuego, lo abandonaron en un camino si bien no es tan solitario porque pudieron haberlos visto en cualquier momento algún automovilista de los que cotidianamente hacen ese recorrido, pero no se explican cómo llegó hasta allí.. 

 

Todo esto hace pensar a los samaritanos que atendieron con diligencia al lesionado y lo auxiliaron hasta que llegaron las autoridades, que será un crimen más sin resolver, como otros tantos de los que cotidianamente suceden aquí y ninguna autoridad se preocupa. Todo un misterio.