SE RESISTIÓ A SER ROBADO, LE METIERON UN TIRO

SE RESISTIÓ A SER ROBADO, LE METIERON UN TIRO
TLACUILOTEPEC, Pue.- 17 de abril de 2018.- Por resistirse a ser despojado de sus pertenencias un pasajero que viajaba desde Tlaxco hasta la Ceiba, por los caminos de la Sierra Baja, fue baleado por dos sujetos que, enmascarados, amagaron al pasaje para robar lo que pudieran.

Altamente peligrosa la ruta que los permisionarios del sistema público de pasajeros realizan entre las comunidades de Tlacuilotepec, Tlaxco y Villa Ávila Camacho, (La Ceiba) donde últimamente han menudeado los asaltos y en esta ocasión con un pasajero lesionado.

Los hechos delictivos comenzaron sucedieron luego de dos sujetos, cubiertos los rostros con pasamontañas y armas de fuego en la mano, se le atravesaron al chofer en el paraje conocido como “El Tambor”,

El chofer amagado por las pistolas y los pasajeros asustados por este nuevo asalto, que se repite con tanta regularidad, comenzaron a entregar sus pertenencias a los bandidos ya que a cada rato amenazaban con hacer daño a quien se resistiera.

Fue con una persona de la tercera edad, don Álvaro, como lo conocen por su rumbo, de 64 años de edad, quien se resistió a entregar sus pertenencias a los bandidos y uno de ellos le disparó a la altura de su hombro derecho atravesándolo la ojiva y doblándolo por el dolor y el traumático shock del disparo.

Los ladrones, una vez cometido este delito, salieron con rumbo hacia el monte por dnode se perdieron y dejaron muy asustados y sorprendidos a los pasajeros. El lesionado fue acomodado lo mejor que pudieron dentro de la colectiva y se trasladó a toda velocidad a la clínica del Seguro Social que se encuentra en Villa Ávila Camacho. El lesionado se identificó como Alvaro “N” y tener 64 años de edad, vecino de la comunidad de Papaloctipan en el municipio de Tlacuilotepec.

Cabe mencionar que en esta zona hay una ostensible falta de seguridad pública luego de que diversos asaltos, robos de animales incluso tráfico de sustancias prohibidas se realizan día con día sin que ninguna autoridad ponga orden.