POLICÍA DE HUAUCHINANGO FRUSTRA LINCHAMIENTO DE UNOS DETENIDOS

RESCATA LA POLICÍA DE HUAUCHINANGO A TRES PRESUNTOS DELINCUENTES QUE IBAN A SER LINCHADOS POR UNA MULTITUD ENFURECIDA
b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_a_detenidos_tlacomulco.jpgHUAUCHINANGO, Pue.- 8 de Septiembre de 2018.-NSN.-Enardecido grupo de ciudadanos de la comunidad de Tlacomulco pretendieron linchar, al filo de la medianoche, a tres sujetos presuntos ladrones, quienes fueron resguardados en la Presidencia Auxiliar de la población y rescatados por las fuerzas policíacas que resultaron con las patrullas apedreadas.

Los hechos se conocieron en las oficinas de la Policía Municipal, alrededor de la una de la madrugada  luego de que, al parecer, tres sujetos fueran sorprendidos cuando en la calle se  encontraban intoxicándose y fueron detenidos.

Sin embargo algunos ciudadanos los señalaron como quienes en días pasados trataron de ingresar en un domicilio y otros más los reconocían como culpables de ser los responsables de varios robos en la población. Motivo por el cual la gente se juntó intentando sacarlos de la Presidencia Auxiliar, para lincharlos, lo que provocó destrozos dentro de las instalaciones oficiales.

La noticia de la detención, y la exigencia de que la gente pedía les entregaran a los presuntos culpables, corrió entre la gente del pueblo y se dio la voz de alerta. La gente se arremolinó en la alcaldía y gritaba consignas contra los detenidos. Pedían que les entregaran a los presuntos ladrones cuando, para esos momentos, autoridades, detenidos y las madres de los presuntos infractores ya se encontraban en el piso superior de la Alcaldía Auxiliar encerrados a piedra y lodo. El propio Juez de Paz Gabriel Francisco Aguilar y seis personas más que se jugaron el físico con la autoridad local,  pedía calma a la gente del exterior.

Pasaron algunos momentos y el Juez de Paz al ver la enjundia de los ciudadanos indignados que a cada momento crecía, pidió el apoyo de la Policía Municipal de Huauchinango, pues temía un linchamiento. De inmediato el Comisario Manuel Rojo García de Huauchinango,  pidió apoyo al subsecretario de Seguridad Estatal, José Tlachi, así como también se coordinó  con la Policía Federal con el fin de evitar que se llevara a cabo una ejecución irracional de los presos, como los recientemente acontecidos en el municipio de Acatlán, Puebla y en el Estado de Hidalgo.

 Así, luego de un momento que fue avisada la Policía Municipal y éstas coordinada con las policías estatal y federal, llegaron al lugar de los hechos, 49 policías municipales, 35 elementos de la policía estatal, posteriormente llegarían más, así como tres unidades de la Policía Federal, es decir, unos 100 elementos uniformados en total junto con el Delegado Regional de Gobernación Ernesto Renero quien acudió para dar fe de estos hechos.

La policía se abrió paso entre la muchedumbre y se desplegaron por el lugar para resguardar el edificio mientras la gente se aglomeraba frente a la Alcaldía y seguía gritando consignas,

Los jefes entraron a parlamentar con el Juez de Paz, quien prestó toda su colaboración así como los familiares de los presos quienes permitieron asegurar a sus vástagos. Luego de tensos momentos, los policías nuevamente caminaron entre la gente con los detenidos, para llegar a sus patrullas. Los pobladores al ver que se llevarían a los presos, comenzaron a jalonear a los que alcanzaban, les rompieron la ropa les golpeaban les arañaban.

Sin embargo al ver que se iban, comenzaron a lanzar piedras y lo que a la mano encontraban acertando a los vehículos oficiales que resintieron daños en sus carrocerías. Los policías salieron de la comunidad y no pararon hasta llegar a Huauchinango.

Los detenidos responden a los nombres de Mario Alberto V. G. de 17 años de edad,                       Genaro V. M. de 19 años de edad y Zeferino L. V de 21 años de edad, todos ellos vecinos de la comunidad de Tlacomulco y quienes fueron acompañados por sus madres, doña Eulalia Vargas mamá de Mario Alberto, Teófila Martínez mamá de Genaro y Elvira Vargas de 52 años mamá de Zeferino. En los hechos el argumento para linchar a los detenidos es que algunos los señalaron como quienes en días anteriores habrían querido robar en el pueblo, sin embargo fueron detenidos por una falta administrativa; estaban intoxicándose en la calle.

TLACOMULCO CON AUTODEFENSAS

Cabe mencionar que en días pasados, como lo dimos a conocer en este mismo Diario, en Tlacomulco frente a la cantidad de hechos criminales que acontecen en todo el municipio los pobladores de esa comunidad se organizaron para observar, vigilar  y patrullar la comunidad y evitar los hechos criminales. Esto se sucedió tras una convocatoria ciudadana donde los vecinos acordaron organizarse para la conformación de cuadrillas de vigilancia.