LA GRAN FARSA DE LOS APAGONES DE CFE Y EL LUCRO POLÍTICO

Observatorio Político
La gran farsa de los apagones de CFE y el lucro político
Por Maquiavelo
La desaparición de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (CLYF) por un decreto presidencial en 2009, ya hace de esto casi ocho años, podría haber tenido un desenlace más adecuado que venir a ser motivo de un botín político con miras a las elecciones del año 2018 en las cuales, se va un a dar “cambio de ropa”. Es decir cambiarán de titular  todos los puestos de elección popular para iniciar una nueva etapa electoral nacional.

Y bueno, esta dilación en la solución que, al parecer, se les “olvidó” INCLUIR en el Decreto es, quién realizaría el cobro del consumo de energía eléctrica? Esto hizo crecer una monumental y multimillonaria deuda de los usuarios con la antigua empresa CLyF y que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretendó adjudicarse como titular de ella, que no le correspondía por carecer de contrato con los usuarios y además nunca, por años, puso una oficina de atención a la ciudadanía y  por medios electrónicos pretendió imponer un cobro no sólo absurdo, indebido y con tarifas infladas. Todo esto logró empantanar el problema en los municipios serranos de Juan Galindo, Huauchinango y Ahuazotepec en donde despertaría a la Sierra Bronca.

LA INTERVENCIÓN POLÍTICA DEL PRI
Pero como a la Ocasión la pintan calva, según antiguos dichos romanos con su diosa, (que así se llamaba, “Ocasión”) hoy los políticos del PRI la toman de frente y se cuelgan de esta omisión. Ejemplo de esto lo vimos en el reciente pasado cuando a Carlos Barragán Amador le dio un buen resultado mencionar el adeudo y su solución en el proceso electoral. Se desgañitaba diciendo que él y sólo él, (si lo elegían) iba a resolver “el problema de la luz” y embaucó de tal manera al electorado que logró hacerse de una votación sustanciosa que lo llevó al escaño que ahora detenta. Cabe recordar también que nos dijera sobre su promesa del apoyo de la Cámara de Diputados con el 70 por ciento de la deuda de este municipio con la CFE ya que a la fecha no se ha visto, de ninguna manera concretado o dado a conocer cómo y de qué manera se dan las negociaciones, si es que hay negociaciones o sólo fue, como siempre una burla más al pueblo.   Pero luego del tiempo pasado nada hizo y sigue prometiendo.

Fue tanta la presión de la gente que Barragán Amador prometió y se comprometió a que los diputados del PRI, al menos así lo dijo Estefan Chidiac el pasado mes de agosto de 2016: “Hicimos el compromiso los diputados federales de buscar poner en el presupuesto federal para el 2017 una cantidad de recursos, acordamos que podrían ser 30 o 40 millones en 2017, 30 o 40 millones en 2018, multianual; de tal manera el gobierno federal con el presupuesto que aprobemos, los diputados ponga una parte y la negociación sería que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) absorba la otra parte”. (¡gulp!)

Ya para esas fechas, según ellos, la deuda era de 344 millones, pero ahora, como nada han resuelto y con las Cuentas del Gran Capitán que hace la CFE el monto, dicen que es de 470 millones, al menos así lo dio a conocer el hoy diputado federal Barragán Amador.

Así que, de nueva cuenta y ante el advenimiento del proceso electoral 2018 y cuando su partido el PRI anda tan a la baja y podría darse por enterrado si pierde la elección en el Estado de México, del próximo 4 de junio, los priístas vienen a Huauchinango  curarse en salud y prometen, prometen y prometen que “por Diosito Santo, ahora sí…”.

O al menos eso es lo que dijo Estefan Chidiac, quien vino a la Sierra para tratar de unir, en primera  lo que desde el Comité Directivo Estatal quebraron, como es la unidad partidista, y de pasada lograr expectativas de voto útil al prometer y comprometerse de que: “Aprovechando de que están los diputados Víctor Manuel Giorgana y Carlos) Barragán, vamos a incluir en la ley de Ingresos de la Federación un artículo transitorio que  buscará establecer el programa de regularización de adeudos de los consumidores de luz de todo el país”…

“Esto permitirá que se mejoren las finanzas de la CFE, porque la gente comenzará a pagar el nuevo consumo de luz, pero al mismo tiempo, se irán borrando los adeudos”.

¿Y el presupuesto aprobado para el pago de luz de Huachi, que se hizo? Es pregunta.

Y SALIÓ CON SU DOMINGO SIETE:
“Ya estamos redactando el artículo transitorio, para que en la ley de ingresos de la federación se establezca el programa”. Pero se le olvidó decir: Cuándo lo van a  terminar de redactar? Cuándo los presentarán a la Cámara? Cuándo lo van a aprobar?  Cuándo se hará efectivo?  Será retroactivo si se comienza el pago hoy mismo? O todo será a partir de que se apruebe?  Vale saberlo porque esto podría, si pasa, suceder para el próximo año, hasta que entre en vigor. O no?  Ojalá y Barragán explique con peras y manzanas, con flores y abejas, la conjunción mágica de la solución.

CIUDADANOS UNIDOS
Lo mismo se podría decir de una organización como Ciudadanos Unidos que nacida de la inquietud ciudadana sobre los problemas que aquejan a los huauchinanguenses, como todo, al final derivan en un acaparamiento de las personas menesterosas de justicia que carecen no sólo de los recursos para defenderse de los ataques de la CFE y sus corifeos, sino de conocimiento para conocer a fondo sus derechos.

Por ello hoy los reclutan de a tanto la credencial para que les resuelvan el cobro. Discriminando con ello a la gente que ve en esto una especie de rapiña política para engrosar filas partidistas que pretenden cuando hablan de formar un partido político y México y los mexicanos, están hartos desde el denigrante “Pacto por México” y el no menos estulto Decálogo peñanietista.

Allí  los partidos políticos perdieron toda credibilidad y aumentaron la desconfianza. Ya de por sí la gente ve en ellos a verdaderos ladrones y prevaricadores cuando hasta a la iniciativa #SinVOtoNoHayDinero, se oponen rotundamente y pretenden imponer la Ley de Seguridad Pública en la cual las fuerzas armadas serán el brazo ejecutor del gobierno contra quién o quiénes se les oponga. Por lo mientras, Veremos y Diremos, Conste.