TALA FORESTAL ILEGAL EN HUAUCHINANGO

ASEGURA PROFEPA MADERA DE PINO ILEGAL TRAS INSPECCIÓN A PREDIO, EN HUAUCHINANGO
Se amparan con "permisos" de la Dirección de Ecología Municipal
Recurrente la tala de uso forestal en el municipio con permisos apócrifos
b_150_100_16777215_00_images_sierra_huauchinango_aa_tala_ilegal.jpgHUAUCHINANGO, Pue.- 12 de junio de 2017.-NSN.-La PROFEPA aseguró madera talada de manera ilegal en Huauchinango, el responsable del derribo no cuenta con la autorización federal de aprovechamiento de recursos forestales maderables que emite SEMARNAT.

Esto fue dado a conocer por la Procuraduría Federal de Ecología luego de que inspeccionaran un predio en donde se llevó a cabo una tala de recursos forestales sin los permisos que requiere la federación para el aprovechamiento de recursos forestales maderables que emite la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Cabe señalar que el inspeccionado pretendió amparar la madera con una autorización del Ayuntamiento de Huauchinango, a través de la Dirección de Ecología. Los inspectores de esta Procuraduría observaron que en dicho predio, donde se llevó a cabo el corte de los árboles, existe vegetación arbórea de coníferas integrada principalmente por ejemplares del género Pinus sp., asociados con otras especies de arbustos y herbáceas.

Por ello, la PROFEPA constató y cuantificó de manera directa un total de 16 tocones de árboles derribados de Pino, los cuales presentaban corte reciente de acuerdo al estado y resinación que éstos evidenciaban.

El total de los 16 tocones de árboles representan un volumen de 33.2 metros cúbicos rollo total árbol; asimismo, en el lugar se observaron materia primas forestales maderables (madera en rollo), las cuales son el resultados del derribo y aprovechamiento irregular antes señalado. Cabe destacar que la superficie afectada se encuentra dentro del Área Natural Protegida denominada “Zona Protectora Forestal, Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa” bajo la categoría de Área de Protección de Recursos Naturales.

Por lo anterior y al no contar con la autorización de aprovechamiento federal de recursos forestales y transporte emitido por la SEMARNAT, se procedió a asegurar la madera con fundamento en lo previsto en el Artículo 161 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), que establece el aseguramiento precautorio de los productos y materias primas forestales, así como de los bienes, vehículos, utensilios, herramientas y equipo utilizado.

Con estas acciones, la PROFEPA reitera su compromiso por vigilar el cumplimiento de la normatividad ambiental vigente, en favor de la protección de los recursos naturales.

IMPARABLE LA TALA EN LA ZONA BOSCOSA DE HUAUCHINANGO

“En la zona comprendida entre la colonia Piedras Pintadas  hacia el Sur, entre Puga y la zona de Capulines, una de las zonas más extensas de bosque mesófilo, es decir bosque de niebla, húmedo de montaña con una variada extensa de flora y fauna predominando variedades de Pino y Encino, está siendo brutalmente depredada sin que nadie se atreva a parar a los talamontes”.

Esto nos fue confiado  por personal de Protección Civil quienes comentaron que esto lograron conocerlo luego de que debido al combate de los incendios forestales que sucedieron en esa zona, los días de intenso calor,  fue menester recorrer el lugar caminando por lo que pudieron percatarse de este problema “y no sería casualidad que los incendios fueran, precisamente, provocados para poder talar en esa zona la madera recuperada”.

Este problema se suma a los riesgos que imperan en la región como zona de riesgo debido, precisamente, a la falta de bosque en diversas zonas en donde los deslaves y las tragedias en temporada de lluvias  están ligadas a la tala ilegal.

“Lo malo es que los talamontes andan armados y responden a los operativos policíacos y a veces hay enfrentamientos por estas causas, comentó nuestro informante, “y nadie los para, nosotros informamos a la Profepa y ellos cuando pueden acuden…” agregó.

LA TALA ILEGAL

La tala ilegal en Huauchinango es un problema endémico, debido a la enorme extensión de bosques que, hoy precisamente, por esta actividad criminal, se pone en riesgo no sólo la estabilidad climatológica acusada por el cambio climático sino que como deja extensas áreas de tierra descubiertas que por las lluvias torrenciales son motivo de deslaves e inundaciones.

La tala ilegal es cuando los talamontes cortan árboles de madera ilegal o con permisos apócrifos, extendidos por autoridades que no son las instancias adecuadas, ya que no existe un estudio de impacto ambiental ni la recuperación de la masa forestal, luego de que existe también una gran corrupción e impunidad en los procesos oficiales de los municipios, quienes amparan a los que en burros, mulas o camiones cortan, transportan, venden o compran la madera de una tala semi-industrial, procesada, violando las leyes federales que por recortes presupuestales y falta de personal propicia esta actividad ilegal,

El proceso en sí, que puede ser ilegal, incluye en gran parte una corrupción y colusión para lograr acceso a los bosques, sobre todo en esta comarca que ostenta desde el año 1938 el título de “Área Natural Protegida” cuyo nombramiento parece ser de lujo  o una simple fachada con el fin de que el gobierno federal mantenga su status  “ecológico” a los ojos del mundo y así poder tener acceso a recursos preferenciales en los tratados internaciones y desde allí, se decanta esta corrupción hasta llegar a los estamentos más cercanos al problema que son, sin duda los ayuntamientos.

No se explica de otra manera la forma tan impune en que operan estas bandas de forajidos talamontes sin contar con el contubernio oficial. Cotidianamente extraen madera de bosques protegidos, cortando especies en peligro de extinción, o simplemente extrayendo madera en exceso sin la reposición de la masa forestal con lo que afectan de manera indeleble la estabilidad ecológica, de protección y recuperación de acuíferos en esta zona altamente surcada por miles de variedades endémicas en una  Zona de Transición.

La tala ilegal hace estragos porque no discrimina y tala árboles que son únicos de ciertas zonas, y que pueden terminar extinguiéndose como sucediera con el Pinus Greggi ya casi desaparecido en esta región de donde es oriundo y gracias a la diligencia y compromiso del señor Juanito Fernández, se logró una importante recuperación de la especie al grado que el gobierno federal le entregó un reconocimiento nacional a esta diligencia ecológica.

A los talamontes tampoco preocupa si tala un bosque nativo único en el mundo. No prestan atención si el bosque en cuestión es el hogar de una especie animal en peligro. La deforestación contribuye  en primera instancia a la pérdida de la biodiversidad.

Y uno de los problemas más grandes con la tala ilegal, también es el de cortar madera en exceso. Ya que la tala legal permite cortar árboles de ciertos bosques, pero lo hacen teniendo en cuenta cuánto tarda ese bosque en regenerarse. Así se permite una cierta cantidad porque se sabe que el bosque se va a recuperar. Otra forma de tala legal es plantar árboles a medida que se cortan otros.

Pero la tala ilegal no se preocupa por esto, y cortan árboles sin límite con el contubernio de autoridades ignorantes y corruptas en primera y última instancia.

Nota relacionada
“LA MAFIA TALA ÁRBOLES EN HUAUCHINANGO”: KARINA LUNA DIRECTORA DE ECOLOGÍA
http://www.sierranortedepuebla.com.mx/regional/4102-la-mafia-tala-arboles-en-huauchinango