EL PROBLEMA REAL Y EL BOTÍN POLÍTICO DE LA MANIFESTACIÓN DE XALTEPEC

¡Buenos Días, Huauchinango!
EL PROBLEMA REAL Y EL BOTÍN POLÍTICO DE LA MANIFESTACIÓN DE XALTEPEC
Por El Huachi
En un verdadero caos para los pobladores y visitantes a la ciudad fue la manifestación de vecinos de la comunidad de Xaltepec, quienes acudieron en masa para exigir la conclusión de un añejo problema que aqueja a los pueblos de la sierra, por no decir de todo el país, que es la falta de agua para las más elementales necesidades cotidianas. Esto luego de que el martes pasado bloquearan literalmente a todo el pueblo trastocando el fluir ciudadano.

Legítima exigencia que en ese momento se convirtió en un verdadero botín político. Lograron tener casi todo el día tomadas las calles del centro de huauchinango. Fueron, según apreciaron los que allí estuvieron, unas 200 personas de la comunidad de Xaltepec las cuales cerraron todos los accesos, bloquearon las calles y no se retiraron hasta que obtuvieron la atención del alcalde Gabriel Alvarado, quien desde el inicio del problema se encontraba en, precisamente, la comunidad de Xaltepec dando solución a la falta de agua que, según dijo, fue un complicación provocada por la ambición de un particular y la ineficiencia de algunos miembros de su personal para resolver en tiempo y forma, pero que ya se había solucionado.

Todo el problema, señaló el alcalde, fue generado por un particular por lo que dijo: “Nadie puede, ni va a condicionar el agua en nuestro municipio. Le devolví el manantial a la gente de Xaltepec; un particular lo había clausurado para vendérsela”.

“Rompimos la obra que había hecho porque no contaba con los permisos y de inmediato pedí a los pobladores que se conectaran para recibir el agua. Además, iniciamos la construcción de la línea que beneficiará a la comunidad”.

Así que el problema del agua potable, que es un verdadero calvario para muchos gobiernos del país  para poder proveer del vital líquido a las poblaciones, en esta comarca si bien no es tan escasa ya que Dios nos la da, pero no la entuba, fue resuelto y de eso se tiene que encargar la autoridad electa.

Por lo que el problema, artificial per se, se convirtió en un botín político para aspirantes a algún puesto de elección popular, sobre todo a la presidencia municipal de Huauchinango, quienes ante el caos generado lanzaron cohetes y ¡vivas! encaminados, precisamente, a denigrar la imagen del gobierno municipal. Sin embargo quedaron corridos cuando se conoció el fondo del problema que no fue otra cosa más que la pega de siempre, el dinero y el poder y…no poder. Así las cosas.

Sin embargo esto obligó al presidente municipal para encarar de manera personal el evento, ante la ineficiencia de algunos funcionarios municipales que, al decir del propio alcalde, habrían sido removidos de su cargo debido a su propia falta de capacidad para resolver los asuntos del municipio en beneficio de la gente.

Mientras la raíz del problema se resolvía en Xaltepec, los enemigos políticos de la Comuna y ambiciosos del poder municipal se daban gusto pontificando el cierre de las calles, criticando, insultando y lanzando toda clase de improperios en Huauchinango provocando, entre la población en general, mayor caos dentro del caos que, desde temprana hora comenzó a sufrir los efectos nocivos de la gente manifestante.

Bloquearon entradas y salidas de la ciudad y conforme pasaban las horas  subía de tono el paro hasta que a la llegada del alcalde se comenzó a aclarar el panorama en el cual se conoció que se habría pedido la renuncia de un alto funcionario de Gobierno debido a que factores diversos habrían confabulado para generar el problema. El mismo alcalde se comprometió que personalmente estaría checando ese asunto del agua.

Entre el chacaleo político se pudo observar al doctor José Camacho quien se dice representante de Morena y cuestionó la situación, si bien mostrando cierto conocimiento del origen del problema, generado hace ya varios lustros, completamente alejado de la realidad actual.

De igual manera un aspirante a la presidencia municipal de Huauchinango buscó por sus propios medios cuestionar la situación tratando de provocar el linchamiento yéndose de tajo contra la yugular municipal y, al final del día, se evidenció que su postura para tratar de ser candidato del PRI (o de cualquier otro partido político que tenga la desesperación de proponerlo) a la alcaldía huauchinanteca, se ve cada vez más lejana por su propia y desmedida ambición. En fin, las aguas, como en tiempos de “Earl”, que parecieron salirse de control, regresaron a su cauce, todo se tranquilizó y la realidad de las cosas es que mientras los chacales políticos traían a sus huestes para desquiciar a la ciudad, la administración municipal se encontraba, en esos mismos momentos, en el control de daños provocado, sin duda, por la ambición, como de igual manera lo hacen aquellos por medio de “Fundaciones” patito, “Asociaciones” de ocasión, “Organizaciones” a modo, “Grupos” para chacaleo y cualquier forma social que como Santa Claus en tiempos de la Navidad regalan a diestra y siniestra, con la confabulación oficial del INE, por adelantar tiempos electorales y desde luego asociados para delinquir, al llegar, a los puestos de elección.

Se fueron corridos y con la cola entre las patas. Sin duda, les salió el tiro por la culata ya que, cuando se supo el fondo del asunto y por los daños causados a la sociedad, se merecen el desprecio del pueblo, Conste.
PD: Nota Bene: Nombre y apellido de los Judas, lo dejamos a la imaginación de nuestro estimado lector. Conste.