LAS CANDIDATURAS CIUDADANAS NO SON INDEPENDIENTES

Noticiero de la Sierra Norte
Las candidaturas ciudadanas
Por Carlos Castelán
Ante la evidencia de los hechos no se admite negación posible, pensamiento que dentro de la teoría del conocimiento nos ilustra que existen acciones, opiniones, puntos de vista y experiencias que llevan a comprobar que algo o alguien es reo de culpa o justificado pleno por su modo de actuar y pensar.

De esa manera vemos, a la luz de los acontecimientos, lo que el gobierno eufemísticamente nos ha endilgado como “candidaturas independientes” y que no es otra cosa más que proseguir con la partidocracia que hoy nos atosiga con su delincuencia organizada a partir de la pérdida de sus valores primigenios en donde la geometría política no se acercaba y, era más agua con aceite que la masa homogénea que hoy existe, unidos para delinquir.

Mantener los privilegios partidistas desde el uso del poder y el reparto del erario, son los principales motores que impulsan a la actual partidocracia mexicana. Los más atroces y sonados crímenes suceden sin que, en los hechos, en el caso de la justicia nada suceda. Ejemplos? muchos y más por venir o, adecuadamente; “Lo mejor está por venir…” si no se impulsa un cambio verdadero en el modo de gobernar.

De allí que la oposición al pase automático del llamado “Fiscal Carnal”, no es ficticia, el pueblo repudia y condena un cubre-espaldas del gobierno durante nueve años más. Esto no haría más que atizar la inconformidad social que bien podría desbordarse sin contención que valga.

El combate a la corrupción desde una Comisión Especial Internacional contra la Impunidad en México, sería, sin duda, más eficaz que la Comisión de Anticorrupción y Participación Ciudadana que nos endilgó Peña Nieto y que, en los hechos, no corrige la corrupción y ni a la participación ciudadana hacen el menor caso, en el mejor de éstos, los ignoran.

Algo así como el nombramiento de ese señor con gran parecido a un personaje de El Señor de los Anillos en la Secretaría de la Función Pública que avaló la adquisición de la Casa Blanca de la Gaviota. De esto, el pueblo está ya más que harto.

Por eso la intromisión en el escenario político de una iniciativa como la de #SinVotoNoHayDinero impulsada por Pedro Kumamoto Aguilar, que tiene el honor de ser el primer político independiente mexicano, en ganar una elección para ocupar un puesto de representación popular en Jalisco y que fuera aprobada en días recientes, repercutirá a nivel nacional, lo que sin duda sucederá.

Aunque para ello los propios partidos políticos harán todo lo posible por retrasar el arribo hasta que sea políticamente incorrecto mantener tal postura. Porque así se las gastan.

De allí que la estrategia ahora es que los propios partidos busquen aspirantes a puestos de elección popular que con arrastre independiente los acojan en su seno y les brinden la “oportunidad” de ser “candidatos ciudadanos”, con un voto duro seguro, pasando por encima de los derechos y merecimientos políticos de sus propios correligionarios que, con aspiraciones para ser, los reprimen porque “no son los tiempos” “espérate” o de plano, “no te metas ni hagas olas…” París, bien vale una misa.

Así nos enteramos que Enrique Cárdenas Sánchez Director del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, dio a conocer su separación de esa institución para participar en el proceso electoral como aspirante ciudadano a candidato al gobierno de Puebla (por Morena) porque, como dice en su comentario publicado; “me han generado frustración y la sensación de hartazgo por la negativa de los líderes políticos a hacer lo que deben hacer: ver por el bien común y deberse a los ciudadanos. Cada vez estoy más convencido que, si queremos realmente mejorar las cosas, debemos colocarnos ahí donde se toman las decisiones de interés público….”

Por ello, agrega en otro de sus párrafos: “La invitación de un partido político (Morena) a participar como aspirante a la contienda por la gubernatura de Puebla en 2018, de perfil eminentemente ciudadano, abrió la posibilidad real de ganar. De otra manera es muy difícil. El sistema político no está hecho para ello, al menos no para el caso particular de una gubernatura en un estado tan diverso y complejo como Puebla. Con el apoyo de un partido como Morena, se vuelve factible una candidatura ciudadana”.
(Aunque no independiente)

Y lo mismo ofrece el PRI, el PAN, el PRD y los demás, partidos políticos, en todos los puestos de elección popular, ya no tanto por abrirse generosamente al público, sino en un afán de no perder sus prerrogativas que hoy ya se ven amenazadas por el #SinVotoNoHayDinero.

Es allí en donde el elector deberá separar la paja del grano y apoyar, en una candidatura ciudadana (de partido) o por medio de una candidatura independiente (sin partido) a quien verdadera y dignamente pueda representar los intereses de la colectividad.

 

Y una candidatura independiente de los partidos políticos, para que verdaderamente proceda, debería contar con menos trabas y las mismas prerrogativas, en dinero, espacios y publicidad como los partidos políticos de primer nivel, habida cuenta de que muchos de ellos, si logran el número de votos requerido para su inscripción, así como el resto de los requisitos, deberán también contar con las mismas armas de propaganda que las siglas partidistas. Conste.