Y ANTONIO GALI FAYAD QUÉ DICE DE TODO ESTO?

Observatorio Político
Y ANTONIO GALI FAYAD QUÉ DICE DE TODO ESTO?
Metieron el estiércol en el ventilador
Por Maquiavelo
La bola de nieve de la escucha telefónica ilegal en Puebla cuyo centro neurálgico es Rafael Moreno Valle et al quien, según denuncian, perdiera el piso en su ambición por apoderarse del país, fue exhibido como el espía que espió hasta al mismísimo Presidente Peña Nieto, Miguel Ángel Osorio Chong y Gabinete que lo acompaña, o al menos así se encuentra en autos bajo investigación de la PGR.

Una situación que, sin duda, confirma nuestra visión de estos hechos y se sintetiza en una sola frase: “Metieron el estiércol en el ventilador”. Y bueno, dentro de los más salpicados sin duda está Antonio Gali Fayad, actual gobernador de Puebla con más de 19 horas de grabación, su hijo con más de nueve y media horas y la esposa del primero y madre del segundo, con más de 14 horas, según se muestra en una lista de espiados, que fuera publicada y entre los que se encuentra, en primer lugar EPN y en segundo, Chong, más abajo Rosario Robles y seguramente hay más listas, muchas más, en donde estarían todos.

Situación ésta que de tan enojosa rebasaría cualquier pacto de silencio hecho de manera tácita o no, para merecer la ayuda oficial y obtener el triunfo en las urnas, con tal de tener el honor de gobernar a la entidad que hoy se agita ante las confesiones inconfesables de los antes empleados de gobierno.

Por eso nuestra pregunta al inicio de este comentario: “Y Antonio Gali qué dice de todo esto…” lo sabía?, lo intuía?, lo ignoraba?, le sorprendió?, se benefició de todo esto? le pasan copy/paste de todos y cada uno de los “partes oficiales”? que, seguramente a cada hora se emiten al círculo íntimo morenovallista o Tony Gali  no es parte de este entramado delictivo que se forma a partir de la impunidad que ofrece la corrupción de Estado. Usted qué opina, estimado lector.

Sin duda la gente, el pueblo, que desde el principio de la administración espera deslindes verdaderos entre el actual gobernador y su antecesor, aguarda ansioso lo que tuviera que decir su gobernador y otorgarle alguna duda razonable. Pero que lo diga. Porque el que calla, otorga.

Si bien, desde que Wikileaks dio la noticia hace dos ó tres años de que el gobierno del Estado de Puebla junto con otras entidades  había comprado en Italia programas de espionaje a la empresa Hacking Team (aunque algunos gobernadores lo negaron) aquí en esta entidad todos coincidieron en opinar que el equipo serviría para espiar no sólo a miembros del crimen organizado, sino hasta políticos, periodistas, enemigos del régimen y a cualquier otro que supusiera factor de riesgo para el morenovallismo rampante que iba tras Los Pinos y, bueno, la gente, la opinión pública, no se equivoca.

Por ello no es deseable el ominoso silencio que desde Casa Puebla se escucha en todo el Estado. De modo y razón se observa que desde el principio, el involucramiento del gabinete actual a imagen y semejanza del anterior, que no se diferencian un ápice; Carrancá el Fiscal “carnal”, que de esa manera el vulgo califica a los más cercanos y serviles servidores del régimen, Diódoro Carrasco, el de Gobierno, Lozano, el recién renunciado e integrado a su sistema de impunidad fueril en el Senado, el inefable Eukid y otros, que de ninguna manera se desemparejan unos de los otros, siguen pegados en la ubre gubernamental mamando, toponeando y empujando a cuatro tetas, hasta el hartazgo.

Así que, ante las ambiciones del Calígula poblano, que dejara a sus propios Incitatus convertidos en su propia especie de senadores poblanos, siguen adelante en su misión, igual a la de Pinky y Cerebro, “apoderarse del mundo…”

Y entre ellos vemos, hasta el momento, a los Tres Poderes del Estado, El Legislativo, comprado de a tanto la iniciativa además y, seguramente, por lo denunciado, caminan con amenazas de hacer públicas inconfesables evidencias de sus propias conductas, sus propias debilidades humanas como los “moches”, lesbianismo, homosexualismo, drogas, robos al erario y hasta desapariciones forzadas si llegaran a hablar. Así que, pueblo de Puebla, si sabes contar, con ellos…no cuentes…!

De igual manera el Poder Judicial, encarnado por jueces como el “mochaorejas” y otros más al servicio del Emperador y un Poder Ejecutivo al que agarraron como el Tigre de Santa Julia, y ahora no sabe qué hacer y menos qué decir, cuando lo rodean lobos y chacales. Deberá echarse este trompo a la uña y hablar para que el pueblo oiga. Por mientras, veremos y diremos.