El Espejo Negro del V Informe de Gobierno de Peña Nieto

Noticiero de la Sierra norte
El Espejo Negro del V Informe de Gobierno de Peña Nieto
Por Carlos Castelán
A lo largo de la Historia de México y nuestra vida, (que no ha sido tan corta) nos ha tocado conocer lo que en su momento se llamó: “El Día del Presidente”, relativo a los Informes de Gobierno en el país y en los cuales se delinea cómo y de qué manera el país avanza bajo su firme y decidida batuta y hoy, no fue la excepción.

Aunque, claro, si omitimos que en la antigüedad se veía el paseo presidencial por la Avenida Reforma, rumbo al zócalo, en un auto descubierto, bajo una lluvia de miríadas de papelitos de colores cayendo sobre la augusta figura presidencial y cohorte que siempre lo acompaña. La inefable sonrisa del mandatario, como si nada sucediera en México, y el sonar de los cascos de los caballos de los alumnos del Colegio Militar que algunas veces lo escoltaban, al igual que lo hicieran en aquella llamada “Marcha de la Lealtad”, en fin, una parafernalia y todo para dar un largo y farragoso discurso de horas con horas de letargo, sobre el estado que guarda la Nación. No pocas veces políticos cansados fueron foto de portada en los diarios durmiendo la mona. Tiempos idos y que se modernizan. Hoy, a través de todos los medios de comunicación, Enrique Peña Nieto pretendió emocionar al público mexicano con su obligación constitucional de informar a la Nación, tan sólo para dejarnos un mal sabor de boca, para quienes conocimos y observamos el acontecimiento.

En primera, del famoso informe no se dijo nada ya que todo se concretó a un voluminoso documento que fue entregado por el subsecretario de Enlace Legislativo de la Secretaría de Gobernación (Segob), Felipe Solís Acero, en una efímera ceremonia que duró apenas cinco minutos: llegada, debut y despedida ya que ni siquiera estuvo presente el secretario de Gobierno Miguel Ángel Osorio Chong a quien todos esperaban acudiera para hacer la entrega, además, el mensajero ni siquiera fue recibido por el Presidente de la Cámara de Diputados, sino por el Secretario General, en verdad algo nuevo, algo jamás acostumbrado y con evidente falta de tacto político. 

De acuerdo con la información que se dio a conocer el V Informe de Gobierno tiene cinco grandes temas que se reducen a una especie de Peñalandia en el cual se desglosa el estado que guarda en país. “México en Paz”, “México Incluyente”, “México con Educación de Calidad”, “México Próspero” y “México con Responsabilidad Global”.

Cuando llegó el momento del discurso presidencial en Palacio Nacional, en donde se reunió la clase política nacional, Enrique Peña Nieto, el presidente de México que con mayor porcentaje de desaprobación cuenta en la historia de los presidentes, (que no es poco qué decir) insistió en su tesis que de mantener y profundizar los cambios realizados, “México podrá convertirse en un país plenamente desarrollado en menos de dos décadas” (¿) Asimismo nos ilustró sobre la situación de precariedad por la que pasamos los mexicanos, pero nos conformó  informándonos que “México está hoy mejor que hace cinco años, (dos preguntas: Hace cinco años con cuánto llenaba usted el tanque de gasolina de su auto? acaso hoy es más barato?) y lo más importante es que hemos sentado las bases para que en cinco años estemos mejor que hoy, aprovechando los avances que nuestro país ha tenido a lo largo de décadas”, y subrayó que se han dado nuevos pasos hacia un mayor bienestar, “así es como han evolucionado y prosperado las naciones que hoy disfrutan de los más altos estándares de vida” (¿). Y agregó, para conocimiento de aquellos mexicanos escépticos y llorones que: “Nuestro país tiene que seguir cambiando, tiene que seguir transformándose. Pero el cambio positivo no ocurrirá por sí solo, se requiere visión, voluntad y valor para hacer realidad un mejor futuro. Se requiere el esfuerzo de todos”….(¿?)

Nos informó lo que no sabíamos de nuestro México cuando dijo: “Haber llegado a ser lo que somos como país no es poco, es mucho y así debemos de mencionarlo, pero son todavía más las hazañas que México tiene por lograr, porque el futuro de México, el que queremos para nuestras hijas e hijos debe ser aún más grande que su historia. El siglo XXI debe ser el gran siglo de México”, aplausos y vivas, y ¡Gracias Señor Presidente! menudearon de los aplaudidores y matraqueros como Lozoya, OHL, Oderbretch, mineras y compañías, que vitorearon cuando en un exulto de su veleidad nos informó que “las carencias sociales están en mínimos históricos” y que “Nuestra economía está avanzando, las inversiones, el empleo y el consumo se encuentran en máximos históricos, al tiempo que las exportaciones y el turismo están rompiendo récords”, en esto último nos quedamos pensando que tiene razón, hoy los políticos y los empresarios corruptos con cada vez más ricos y los trabajadores y campesinos mexicanos cada vez más jodidos, reos del outsourcing, y carentes de, al menos, el 75 por ciento de sus derechos laborales, salarios de miedo, represión y abuso además de un nuevo Sistema Penal Acusatorio que podría ser dirigido por un Fiscal Carnal, dependiente de la chichi gubernamental y amigo del alma.
En suma: El futuro de México, nos lo pintó Peña Nieto muy claro y evidente en el espejo negro del V Informe de gobierno.