RE  CONSTRUYENDO  A  PUEBLA

Desde las Galias.
RE  CONSTRUYENDO  A  PUEBLA
César Musalem Jop.
1.- Los daños causados por los sismos de hace días a casas habitación, de todos los rangos  $$$, ya están clasificados.
1.1.- El cúmulo informativo nos dice que:

a).- Las viviendas de los marginados rurales, urbanos, o semi ambos, serán otorgadas por SEDATU, órgano federal encargado de programas emergentes.

b).- Otras, con dueños económicamente favorecidos, serán apoyados con créditos de intereses blandos, algo así como el 9% anual.

c).- Los edificios de siglos pasados, serán atendidos por una serie de administraciones defensoras del patrimonio cultural edificado.   Iglesias, museos, galerías y edificios históricos serán atendidos por la Secretaría de Cultura; el INAH  (con un genial delegado federal); más los cuerpos estatales  y aunque los ayuntamientos deberían ser idealmente, los grandes restauradores de todo lo histórico nacional, debido a la localización geográfica, la pertenencia local, el usufructo de la obra, sirviendo lo erigido como elemento identitario;  la adolescencia de cultura general, adosada a la pobreza económica municipal, no solo impide que “le entren con su cuerno”; sino que impávidos el alcalde –al caid-, los regidores acompañados del síndico, al perder la obra “ni sufren ni se acongojan” pues nunca supieron de la existencia histórica local o nacional. 

d).- Los edificios para actividades educativas, ya son punta de lanza en atenciones inmediatas para su destino.

2.- Restaurar, reconstruir, edificar, llevará el tiempo que sea necesario hasta volver las cosas físicas a su anterior estado antes de lo telúrico.

3.- El ejecutivo Estatal, anda en chinga diaria, al igual que un alto funcionario de SEDATU, atendiendo a una población inerme (acostumbrada a prácticas paternizadoras del pasado cuando “existía mucho gobierno, escasa sociedad, pobre presencia internacional”). Sociedad carente de organización, de información, de ejecutividad resolutoria, dada a los comentarios acres sin fundamento alguno.

4.- De ahí la necesidad de usar a la adversidad como oportunidad para mejorar lo social:

a).- Informando universalmente de la cantidad de recursos oficiales, privados nacionales o llegados del extranjero, así  como su aplicación.

b).- Noticiar regularmente  del avance solucionador, atestiguando los beneficiados.

c).- Resucitar a los comités de protección civil debidamente capacitados, adiestrados, despolitizados partidariamente en cada municipio, para que a la próxima reclamación que NATURA le haga a la poblana sociedad, atendamos Solidariamente todos: lo que debemos hacer como seres humanos en favor de los otros que son nuestros hermanos.   Tan sé de lo que escribo,  que las Musalem de Chichiguas, la Tebas de la Mixteca, afrontan  –no sufren-, que las paredes con techos se abatan.
NUESTRA CASA.- Y aunque repito:  “No hay viejos pendejos.   Hay  jóvenes pendejos que se volvieron viejos”.   Ese es otro contar.