MUJERES EN LUCHA

Desde las Galias.
MUJERES EN LUCHA.
César Musalem Jop.
1.- Cuando uno ha sido educado entre mujeres, valora con precisión las virtudes, fortalezas, grandezas de alma con carácter de ellas.

2.- Este logro lleva años construirlo bajo amor, dirección, educación, adiestramiento.   No es taumatúrgico, es procesal.   Lo encabeza  una “madre líder”, miembro de ese 71% donde las mujeres mexicanas según INEGI “son líderes”, palabras encubiertas para no decir hacedoras de todo:

a).- Comidas – 3 al día.

b).- Administradoras de fortunas como la Aramburu Zavala; o de magros ingresos por venta de trabajo de la pareja.

c).- Representantes únicas en el ámbito educativo por reuniones escolares;  quejas vs la cría o las crías; broncas por el pago de colegiaturas atrasadas; ceremonias u homenajes; o ganar la calle cerrando calles ante la des-atención de ineptas autoridades educativas ignorantes de la existencia de diversos estamentos sociales poblanos.

d).- Orientadoras psicológicos ante los poblanos de adolescencias, en un medio ambiente con una Axiología lastimada por el Sistema Nacional de Organización de un país tercermundista, situado en un sub continente atrasado que es toda América Hispana menos Cuba.

e).- Psicoterapeutas ante los problemas similares nacidos en los hogares de sus hijos.

f).- Asiladoras de los hijos fracasados en la relación humana de pareja, aunque sea su hogar-domicilio una covacha donde moran 5 personas.

3.- ¿Qué hacer para paliar, mitigar, o disminuir estas tareas?.

3.1.- Repartir al estilo de la cubana sociedad –ahí me quedé hace años-; las tareas domésticas que llamaré: “Cargas de trabajo hogareñas.  Todo mundo cocina, incluyendo los hijos que con seguridad pueden encender estufas, manejar el fuego de ellas, colocar o quitar trastes sin quemarse.

3.2.- Lavar todo lo lavable: trastes, utensilios, ropa.

3.3.- Idem aseo de la morada, incluyendo pasillos comunes o banquetas.

4.- Urgiendo en las escuelas a los enseñantes, -maestros hay pocos-; que apliquen el modelo de la OCDE (por cierto no sé qué hacemos como país con una economía distorsionada, en un grupo  de exitosas economías),  consistente:  “En que te pago enseñante para que mis hijos aprendan, no te pago para que enseñes”.   Con esta divisa las tareas caseras que resuelven también casi siempre, con excepciones paternas, las madres, disminuiría la presión suficiente de ellas, aunque digan algunas que gozan.

5.- Procurando que en escuelas, fábricas, talleres, negocios, los deportes se practiquen obligadamente en forma  paritaria hombres con mujeres, incluyendo a los miembros de las minorías sexuales.

6.- Pedir, exigir el retorno del servicio militar nacional universal no por sorteos amañados, donde las mujeres obligadamente como los hombres, serán incluidas.  Ver a mis nietas hacerle un faul en basket, en los generadores de espermatozoides a un cabrón que a propósito le rozó las tetas me dará paz.   Contemplar  como las sirenas le gana a los tritones, por ser más disciplinadas o enjundiosas, demostrará superioridad.

Derrotar en carreras a hombres engendrará exigencia con respeto a la varona.

Conclusión: Con esto y desde ayer, lograremos: La transformación de un organigrama donde las funciones con cargos de trabajo sociales-domésticas se ejercerán en forma tendiente a la igualdad.
NUESTRA CASA.- Exigimos a los aspirantes electorales a todos los puestos: Programas con costos y tiempos de ejecución.   Lo demás es anécdota.