DEBATE CALLEJERO AL CALOR DE LA POLÍTICA: MORGADO-GUTIÉRREZ ALPÍZAR

¡Buenos Días, Huauchinango!
Por El Huachi
Sin duda las aspiraciones políticas para gobernar a un pueblo deben estar basadas en la capacidad de trabajo, labor ejecutada, cercanía con la problemática local, contar con el reconocimiento de la población al empeño, tener la capacidad para oír y escuchar, analizar, recapacitar y actuar en consecuencia dentro de una reconocida militancia y tolerancia política partidista, esencial para mostrar de qué está hecho cada uno o, en su caso, buscar una candidatura independiente. 

Antes que nada le diremos a nuestros lectores -para quien lo ignore- que el oficio de político es muy ingrato porque el político sufre cuando las mentiras salen a flote y también sufre cuando las verdades salen a flote. Así es esto.

Y hacemos este énfasis luego de que dos de los seis aspirantes, registrados en las oficinas estatales del PRI con la pretensión de ser precandidatos y, finalmente, el candidato oficial a la alcaldía de Huauchinango fueron captados en una plática callejera por la lente de Francisco Lechuga, quien publicó este evento en las Redes Sociales.

Lo que allí se puede observar y está son; un priísta de viejo cuño, Salvador Morgado y un neo-priísta Rafael Gutiérrez. Uno de ellos, el primero, priísta de toda su vida, ex alcalde de este municipio y gente sencilla, conocedora de la problemática local con amplia experiencia en los trabajos de su partido y, sobre todo, en la esfera de la administración pública. Propietario de vasta experiencia e importantes logros de trabajo político y social dentro de la sociedad huauchinanguense, con un amplio reconocimiento por su capacidad de trabajo y don de gente desde el Siglo pasado, la gente se lo reconoce y otros, sus enemigos políticos, que son muchos, lo abomina. Pero así es también el oficio de político.

El otro, Rafael Gutiérrez, Contador de profesión y al que sus propios empleados califican de intolerante y prepotente, nada conciliador dueño, dicen, de una cuantiosa fortuna que, de llegar a ser el candidato oficial tendría que dar a conocer su origen al publicar su “Tres de Tres”, se le vio frío y calculador, a momentos intolerante e impaciente ante la evidencia del trabajo tesonero del contrincante, momentos hubo en que se le vio un gesto no sólo de fastidio sino hasta de intransigencia ante el desparpajo populachero de un Morgado orgulloso de su labor cuando le daba a conocer el trabajo que ha hecho y sigue realizando en favor de los pueblos de la sierra. Logros que algunos pretenden escamotearle.

Rafael Gutiérrez evidenció desgano y reconvención que lo pintaron de cuerpo entero ya que Morgado, muchos se lo reconocen, tiene un amplio trabajo ciudadano sin necesidad de cargo público, asociación, fundación u organización “social” nacida al amparo y el hervor del impulso político generado por la ambición ante el proceso electoral del  2018, sino simplemente por el hecho y el deseo de servir.

En su administración pública, testigos fuimos de ello, es públicamente reconocida su capacidad de enfrentar las desavenencias políticas con los pueblos, cuando encaraba directamente nutridas manifestaciones y que lo pintan de cuerpo entero al resolver los problemas en menos tiempo de lo que coloquialmente se dice; “canta un gallo” y terminaban comiendo pollos rostizados. Hoy, pocos o ningún alcalde se atreve a tanto, prefieren dar la vuelta al tumulto encrespado, pero no lo enfrentan, zacatones y cobardes que son.          

En este inopinado debate, por lo que se vio en el video surgido de manera fortuita en Tenango de las Flores, lejos de algo calculado, se antoja una plática callejera nacida, más allá del calor de un anafre encendido que mantenía calientes y a punto una partida de elotes, uno  de los cuales Gutiérrez Alpízar degustaba con limitada fruición, fue al calor de la política luego de que ambos anhelan, por todas las veras, representar a las siglas partidistas del Revolucionario Institucional, en la contienda electoral del 2018.

Poco va a vivir el que no vea el desenlace de esto que pareciera ya una telenovela de ficción pero que en sus entrañas mueve y remueve las conciencias ciudadanas, rememora hechos pasados y pone a cada uno en su lugar, incluso a aquellos advenedizos que como palomillas nocturnas revolotean alrededor de un foco en la oscura noche de las precandidaturas partidistas que, sin duda, poco falta para desvelar una realidad que evidenciará, de cada uno de los seis actores principales, de qué madera están hechos y qué tanto están dispuestos a aceptar el veredicto final, mostrará a los intolerantes y probará de qué están hechos cada uno de ellos.

Una pregunta surge; ¿Si eligen a Morgado como candidato del PRI, por sobre el resto de los aspirantes usted creé que el resto se sumará, de manera evidente a su campaña?  y si por el contrario, resultara ganador cualquiera de los otros contendientes por la candidatura y que son; Rafael Gutiérrez, Gregorio Marroquín, Eduardo Ibarra, Javier Muñoz o Enrique Rodríguez, usted creé que Salvador Morgado se uniría a cualquiera de estas campañas oficiales del PRI? Piense, analice y determine la consistencia política priísta de cada uno de ellos. Entonces, Veremos y Diremos.