FRANQUICIAS HUACHICOLERAS SELF SERVICE

FRANQUICIAS HUACHICOLERAS PARA SELF SERVICE
Ahora venden franquicias a quien lo necesite.
SIERRA NORTE DE PUEBLA.- Tras la persecución, a veces denodada, a veces relajada, de la policía para corretear a quienes se dedican al trasiego de Huachicol que, en números totales, no deja bien parada a la autoridad, algunos criminales cambian el sistema y varios de ellos mejor se dedican a vender franquicias por las que cobran decenas o cientos de miles de pesos sin que eso signifique mayor riesgo para ellos mismos.

Varios podrían haber sido los motivos que habrían influido para que la transformación de extracción de ductos de Pemex se diera a lo que hoy es algo muy cotidiano, según se comenta entre la gente en poblaciones de la sierra en donde esto es un secreto a voces.

El nuevo método consiste en la observación y el acercamiento de los delincuentes con pacíficos propietarios de terrenos por donde pasan los ductos de Pemex y luego de estudiar la situación les hacen una proposición que, si bien en algunos casos no toman en serio al principio, luego de pensarlo dos veces llegan a acceder movidos por el afán de mejorar las condiciones económicas en que la gente, al menos por estos rumbos, se encuentra tan a la baja.

Así por módicas sumas que podrían ir desde cuando menos cincuenta  mil pesos hasta cientos de miles, los delincuentes venden su franquicia gasolinera y dejan a las personas dueñas y señoras de un grifo con abasto ilimitado de carburante para su propio uso, abasto para el negocio del transporte, vehículos de familiares o amigos (muy cercanos) que, de esa manera, se convierten en cómplices con riesgo de ir a la cárcel por encubridores y consumidores.        

Así, las incursiones de gente en ranchos alejados de la vigilancia, lugares solitarios y poco transitados allí, los expertos en huachicol, hacen su labor de colocar válvulas, dejar conectado el grifo y luego de recibir su paga se retiran y todos en paz.

Con este sistema tan simple, los dueños de la toma solamente dan vuelta a la llave, llenan sus garrafas y ya sea que lo ocupen para su propio uso o lo negocien, bajo la Ley de Omertá de la Cosa Nostra, (código de honor siciliano), con gente que lo demande.

La tesis que sustenta esto es, que siendo el petróleo mexicano, pues es de todos los mexicanos, todos tenemos derecho a él, no sólo los extranjeros.