TIEMPOS DE POLÍTICA Y DE CÓLERA

Observatorio Político
EL CINISMO EN TODA SU EXPRESIÓN
Por Maquiavelo
Al igual que su contlapache, fallido aspirante a gobernar el país, (a) “El Trompudo”, como le han etiquetado los trabajadores electricistas que ayer lo hicieron correr como conejo asustado en medio de las huertas de naranja, renuncia a su partido y regresa a su impronta política. Esto nada más obligado por las circunstancias de una mala planeación y hoy se prepara para apoyar a quien, según sus propias cuentas, podría empujarlo para librar todas cuantas felonías debe y se la tienen guardadas para cobrarlas.

Todo sea con tal de seguir dentro, no sólo la impunidad, sino del erario bien pagado, “!ni modo que me vaya a robar!” y ante nada mejor qué hacer hoy abomina de quienes en el reciente pasado lo soportaron hasta la ignominia.

No cabe duda que ambos personajes, ni a cuál ir de felón, cobarde y mala persona, son el resumen de lo que un individuo dedicado al servicio de la comunidad, desde un puesto público, no debe ser. De allí que muchos celebran y no pocos sonríen ante estos desfases que, como coletazos de leviatán moribundo, lo sacuden y voltean mostrando el blanco de su esclerótica escurriendo del hocico su propio vómito y estertor de muerte política. Sin duda, muchos lo celebran y otros lo observan con satisfacción. La caída de la fatuidad y la ligereza política. Al menos por el momento.

Sin embargo, la mala cabeza sigue aún con vida y porfiando en llegar a gobernar por medio de terceras personas, inútiles del todo, pero buenas para sacarle raja y aquí se hace verdad aquél cuestionamiento entre dos sujetos cuando, uno le dice al otro: “Este cabrón no sirve para nada….” –“Te equivocas”, le dice su amigo, “porque el que no sirve para matar, sirve para que lo maten…todos sirven para algo” y así es en la realidad.

De allí que para lograr sus fines tenga a su títere que pretende empoderar y desde bambalinas hacer ver como que gobierna -al son del tambor que le tocan- así que deberá ser el pueblo y sólo el pueblo, famélico y menesteroso, que remontando la compra de conciencias elija a quien en verdad ofrezca algún cambio en la gobernanza, situación que urge recomponer. Muchos son los que critican la reelección por medio de terceras personas por lo que deberán actuar en consecuencia. Estamos al principio de los cambios.

CON DEDICATORIA PARA…
Por vía de mientras, en nuestra política aldeana, surgen nuevas opciones para  el electorado serrano, una empresaria de naguas bien fajadas se enfrenta al monstruo del caciquismo regional con el sólo propósito de cambiar el rumbo donde la corrupción, el dispendio y la mala administración -que generó una inseguridad al tope- tiene aterrada a toda la población. Sin embargo, al igual que lo sufre Heriberto Pelcastre en Zihuateutla, la amenaza, y las maledicencias, el vituperio y la agresión se hacen patente en el intento de mantener el poder.

Pero la gente ya no se deja, observa, analiza, reclama y espera. Ya llegará el momento de liberarse del yugo de quienes ayer y hoy han hecho de la población reo de sus propios excesos, tanto en forma directa y al momento como diferida y en espera.

Sin duda estamos ante un panorama nunca visto, no sólo a nivel local o regional, sino nacional que tiene a la población embrollada por no saber bien a bien cómo será el juego. Aunque ya se habla de los “Independientes” como una forma que podría dar resultado al menos, aquí en Huauchinango, dos personajes que encabezan sendas organizaciones filantrópicas cayeron en el garlito tricolor para ser los abanderados de este partido cuando, en los hechos, los admitieron cooptarlos y eliminar de facto la oportunidad de ser, en realidad, candidatos independientes y les dan la “oportunidad de proponerlos como “candidatos ciudadanos” y con ello potencializar, de mentiritas, sus sueños. Ignoran que sólo uno podrá competir por el escaño municipal por esas siglas y de seguro no será ninguno de ellos con lo que, de facto, los mandaron a freír espárragos. Aunque, si alguno de ellos lograra abanderar la candidatura real y verdadera, será motivo de tantas traiciones que terminará odiando el momento en que se dejaron engatusar por una maquinaria maquiavélica que les costará más de lo que gastan o cosechan. Como sembrar en tierra yerma. Pero entonces, Veremos y Diremos.