LAS AMBICIONES DEL PODER Y NO PODER

Observatorio Político
LAS AMBICIONES DE PODER Y…NO PODER
Por Maquiavelo
b_150_100_16777215_00_images_sierra_nacional_a_cuauhtemoc_pagina.jpg¡Zaz!, ¡Sopas!, ¡Ouch!, ¡Uuuups!, en medio de esta clase de expresiones provenientes de empujones, jaloneos, manoteos, patadas y truculencias que se escuchan dentro de los partidos políticos por aquellos que pretenden ser nominados a su propio “Oscar”, hay una laguna por donde un parsimonioso remero navega en una balsa, se desplaza a su propio ritmo, con ecuanimidad, sobre aguas tranquilas, sin oleaje y va silbando su propia música.

Nos referimos, por supuesto, al Primer Candidato Independiente de Huauchinango en el México moderno y que, con su propio esfuerzo, acompañado de más de dos mil apoyos ciudadanos, logró remontar todos los obstáculos -“requisitos” dice el INE que son- que le valió ser ya nominado; Cuauhtémoc Gómez Manzanares quien encabeza la organización “Va Por ti, Huauchinango” y sin duda, aparecerá en las boletas electorales, a diferencia de otros...

Sin duda es el primer candidato cuasi oficial que alza la mano para gobernar este municipio, padre para los extraños y padrastro para los de aquí, sólo le falta registrarse, lo que seguramente, en breve, hará. .

Sin duda también es un huauchinanguense con muchas ganas de gobernar acompañado de personas de alta calidad moral y sin más interés que mejorar las condiciones en las que viven los habitantes de este municipio. Sobre todo de las comunidades más abandonadas, marginadas y segregadas, carentes de los servicios y avances que hay en la cabecera municipal.

Gómez Manzanarez espera sólo el tiempo necesario para inscribirse como candidato oficial independiente luego de que ha cumplido con todos y cada uno de los requisitos que van desde el apoyo ciudadano para ser tomado en cuenta y por los que no hizo trampa como otros; (Jaime Rodríguez Calderón (a) “El Bronco”, Margarita Zavala (a) “La Calderona”, Ríos Piter, et al) quienes, sin embargo, en un misterioso revire del INE los avala, como si temiera haber aplicado efectivamente la Ley. "México, creo en ti..."

Cuauhtémoc Pasó ya sus requisitos de elegibilidad,  hasta la fiscalización de sus gastos y demás exigencias oficiales, que han sido cubiertos en tiempo y forma, bueno, hasta el logotipo y el emblema que va a aparecer en la boleta electoral entregó,  sólo espera los tiempos para inscribirse de manera oficial. Pero todo, por su propio esfuerzo, sin depender de nadie más, si hacer caravanas a nadie y menos lamer suelas, su propia voluntad de servir lo llevó allí y sólo se espera que la gente  apoye un cambio verdadero. Encomiable.

No tuvo necesidad de hacer como otros que buscan entre empujones, jalones y mentadas de madre la nominación. Sin duda vemos a muchos sujetos que se pelean, que se desviven de a deveras porque quieren servir a Huauchinango, aunque algunos, a los que veo desde aquí, quieren servirse de Huauchinango, pero a esos -trayendo a colación nuestra variante de una cita bíblica- “por sus obras y riquezas los conocéis”.

El mentado plazo conocido como “intercampañas” en las que los reglamentos cerraron la boca a quienes pretenden se nominados, previas auscultaciones de sus partidos políticos, ha llevado a muchos a comerse las uñas, a dar tumbos de aquí para allá, mesarse los cabellos y enrojecer sus ojos de nervios y decepción. Nominados unos, ninguneados otros, ahora andan de todos contra todos y los partidos políticos han perdido esas barreras que antes contenían a sus huestes y las desbandadas son inminentes. Sin duda, nunca se había visto tanta  Ambición por el Poder y, lo peor, No Poder.

Les hace falta madre a los dirigentes partidistas para poder cumplir con los deseos que sus despechados, contrariados, irritados, molestos y encabronados militantes ilusionados con el tesoro prometido  al pie del arcoíris y sólo les gritan: #$%&/()=?¡#”!”#$% (impublicables)

Tales son las expresiones salen de su partido por peteneras, dando un fuerte portazo y hasta ruedas de prensa en las que prácticamente les mientan cuanta madre tienen, por haberlos hecho consentir.

Por ello recordamos aquellas palabras cuando Rodrigo Díaz de Vivar le dice a Alfonso VI: “Muchos males han venido por los reyes que se ausentan...” Y el monarca contesta: Cosas veredes mío Cid, que farán fablar las piedras. Y eso es precisamente lo que  hoy pasa. Vemos hablar las piedras. Nosotros por lo tanto, Veremos y Diremos. Conste.