Dos lecturas alrededor de Rafael Moreno Valle Rosas

EN LA OPINIÓN DE:…Ociel Mora
Dos lecturas alrededor de Rafael Moreno Valle Rosas
@ocielmora
1.
Nada indica que llegada la hora no pacte con el mismo Diablo un arreglo que le permita hacer ganar a su candidata.

Cuenta con un codiciado arsenal de piezas de sacrificio: aspirantes a diputados locales y federales y senadores. Todos desechables en aras de un interés supremo.
Amén de la alcaldía capitalina, considerada la segunda gubernatura, con un presupuesto anual de cinco mil millones de pesos.
Paradojas de las circunstancias de la política, Eduardo Rivera considerado el candidato insignia del panismo, es a su vez el más vulnerable a los arreglos de trasiego.
Me refiero al ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, el hombre que mantiene los cabestros de la elección local como en los años sesenta, cuando el PRI era amo y señor.
Si de algo sabe este hombre curtido en los viejos moldes del tricolor es de pactos políticos llevados al nivel de cara contra la pared; y mucho me temo que ésta elección no será la excepción.
Su pragmatismo de mercader forzudo le permitió hace siete años alcanzar lo imposible hasta entonces: derrotar al indómito PRI.

En su empeño por ganar la elección, Moreno Valle, juntó el agua y el aceite. Ese menjurje de brujas calificado en su hora de suceso “contranatura”.

Fue como logró que PAN y PRD adjuraran de sus principios ideológicos y doctrinarios, se dieran un abrazo de complicidad y sin chistar en nada lo siguieran en pos de la gubernatura
Sin embargo, nomás ganar la primera magistratura abandonó a unos y otros, y se quedó únicamente con los suyos.
No un grupo de expertos en los temas que tienen a la entidad sumida en el poso de las inmundicias, sino de leales y obedientes.
Unos cuantos personajes que como él, abrevaron en el PRI de los años espesos de ese partido.
Así que no sería nada extraño que Rafael Moreno Valle Rosas ya tenga acuerdos con Marcelo Ebrard para entregar media entidad a cambio del triunfo de la señora Marta Erika Alonso.
Si algo que caracteriza la personalidad, y me temo que es su mayor fortaleza, es que es un hombre sin ningún género de escrúpulos. Salvo el de salirse con la suya.

2.
Todo indica que de un momento a otro Enrique Cárdenas y su movimiento Sumamos anunciaran que se suman a la candidatura del PAN y PRD.
Lo hizo la semana pasada el señor Emilio Álvarez Icasa y Ahora a la candidatura conservadora de Ricardo Anaya, a cambio de puestos en el Congreso y en el gobierno, en caso de ganar la elección.
Más antes Jorge Castañeda encontró que Anaya es el hombre que México necesita para remontar (mantener) las inequidades toleradas y ahondadas por Fox y Calderón.
Moreno Valle sabe cómo persuadir de manera elegante a sus contrincantes para que marchen en la dirección marcada por sus intereses.
El caso más elocuente al respecto es el de la señora Roxana Luna, ex candidata a la gubernatura.
Hasta hace poco una de las enemigas más poderosas del ex gobernador, y ahora literalmente la tiene de dama de compañía de sus intereses, a cambio de un paquete de canonjías  que incluye puestos de elección popular, en la capital y municipios de las sierras.
En el fondo todos sabemos que la estrategia del ex gobernador es reducir la brecha que separa las alianzas políticas encabezadas por los partidos Morena y PAN, mediante la pulverización del voto.
En esa ruta, Enrique Cárdenas y su movimiento se han convertido en el principal ariete en contra de los aspirante de Morena en Puebla y de Andrés Manuel a la presidencia.
Deliberadamente o no, lo cierto es que en esta circunstancia Cárdenas termina sirviendo a los intereses del morenovallismo.
Y si no lo hace por la vía del hecho, por qué no habrían de pactar puestos en el próximo gobierno, o incluso en los cabildos y en el Congreso del Estado.
El calendario electoral se ajusta todos los días.