EL DEBATE DE TODOS CONTRA AMLO

EN EL DEBATE DE TODOS CONTRA AMLO
Por Carlos Castelán

Un debate más de ataques, dimes y diretes que de propuestas y ejes de gobierno, fue lo que presenciamos anoche en donde el INE no nos alegró -a los hombres- la pupila con una edecán como aquella en donde a Quadri se le quedaron cuadrados los ojos. Lo recuerda? O tal vez algún gallardo galán para divertimento de las divas.

“Todos contra el puntero”, parecería haber sido la consigna, tanto que me hizo recordar aquella elocuente comparación de los políticos metidos en una cubeta de cangrejos en donde por remontar hasta la orilla y salir del agujero, empujan y jalan, rasguñan y muerden con tal de no quedarse al fondo.

Tan al fondo como lo están Meade y Anaya, no digamos ya  Margarita y El Bronco, quienes se vieron obvios en su consigna de írsele al cuello a López Obrador, sin que lograran sacar de sus casillas al viejo marullero, que ya aprendió la lección.

La parsimonia y moderación del candidato puntero, López Obrador, sacó aún más de sus casillas a sus adversarios tanto que Meade incluso, hablaba y lo reconvenía cuando no debía y no sabía qué decir cuando era su turno, la consigna era ¡duro contra Él! y tratar de tumbarlo, la verdad se vieron ridículos.

Sin propuestas reales sobre la gravísima situación de México, el control de los precios de la gasolina, la inflación que nos ahoga, la producción de petróleo en el país a la baja y la venta del mismo al extranjero, la situación ecológica tan grave que padecemos, amén de la problemática en educación, la carencia brutal en los servicios de salud y la inseguridad, fueron temas que ni siquiera se tocaron y otros como la inseguridad apenitas si con el roce de la mano, no se fueron al fondo de la situación y se la pasaron echando culpas y lanzando lodo.

Hablaron desde contratar a expertos para resolver la situación de inseguridad hasta cortar las manos a los ladrones. Propuestas “viables” para contener la delincuencia en México, dejando de lado la inseguridad social, falta de empleo, salarios decentes, impuestos, en fin, lo que México y los mexicanos queríamos escuchar y no enfrascarse en una lucha de almohadazos y jalones de cobija que sólo les hizo quedar en el más grande de los ridículos y demostrando con ello que ninguno de ellos, tiene la capacidad de gobernar más que uno, y usted ya sabe quién es. Más claro no se pudo ver, la ambición les rompió el saco.

López Obrador en el único que logró vencer convenciendo de que es necesario, al país y a los mexicanos, dar un viraje de la política actual.

Una política basada en el uso abusivo del poder, el dispendio, la simulación y la explotación del trabajo de los mexicanos. Sin duda podría dejar honda huella en el futuro de México y los mexicanos. Remató con la Cuarta Transformación del País, después de la Independencia, Reforma y la Revolución, la Era AMLO, sin duda, toda una propuesta.

Habrá, eso sí, quienes alaben a uno u otro dependiendo los intereses que los muevan, pero en los hechos este debate fue decepcionante y lo único que evidenció es la impotencia de los candidatos contra AMLO para poder posicionarse y remontar el agujero en el que se encuentran.

No se puede negar que Andrés Manuel López Obrador, acaparó el escenario que fue transmitido a nivel nacional por medio de la internet y las Redes Sociales y tuvo miles de visitas. 

Miles que estuvieron atentos al evento y conforme fue avanzando el tiempo se evidenció la desesperación de Meade, Margarita, El Bronco y Anaya, sin duda las siglas de AMLO fueron las más escuchadas y a las que más atención puso la gente. Lo veremos más adelante o, tal vez, los partidos políticos, haciendo caso al canto de las sirenas, se unan en una Gran Coalición para tratar de ver, ahora sí, por todas, ganan al dueño de MORENA. Conste.