TRAS DOS O TRES DÍAS DE ASESINADOS ENCUENTRAN LOS CUERPOS DE DOS PERSONAS: PADRE E HIJO

TRAS DOS O TRES DÍAS DE ASESINADOS ENCUENTRAN LOS CUERPOS DE DOS PERSONAS: PADRE E HIJO
b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_a_tlalcoyunga2.jpgHUAUCHINANGO, Pue.-18 de Julio de 2018.- Vecinos de la comunidad de Tlalcoyunga El Alto, localizaron los cuerpos de dos personas, dentro de su casa, donde ya se encontraban en estado de descomposición y signos de haber sido ultimados para robarles sus pertenencias.

Esto sucedió el día de ayer lunes alrededor de las 18:00 horas luego de que vecinos de la comunidad, perteneciente al municipio de Huauchinango, informaran a la Policía Municipal sobre los cuerpos de dos personas que se encontraban dentro de una casa y al parecer en estado de putrefacción luego de los olores que emanaban del sitio.

De acuerdo con la versión de la policía que acudió al lugar para verificar lo anterior, se entrevistaron con quien dijo ser familiar de quienes en vida respondieron a los nombres de Tomas Barrios Cabrera de 66 años y Aciano Barrios Ortiz de 44 años, a quienes no veían desde hace unos días.

b_150_100_16777215_00_images_sierra_policia_a_tlalcoyunga1.jpgFueron a buscarlos pero al llegar a la propiedad percibieron un olor fétido y avisaron a la autoridad.  Los policías al llegar y observar la escena, vieron entre las aberturas de las tablas en la humilde vivienda que había dos personas del sexo masculino tiradas en el piso y manchas hemáticas a su alrededor.

Los policías acordonaron la zona y dieron aviso a la Policía Ministerial para realizar las investigaciones y diligencias correspondientes al levantamiento de los cuerpos e integrar la respectiva Carpeta de Investigación.

Los policías al observar la escena del crimen vieron que los cadáveres de ambas personas presentaban lesiones en la cabeza y el rostro provocados por objeto contuso y, de acuerdo a los signos cadavéricos presentados, los cuerpos llevaban de dos a tres días de haber fallecido.

A decir de los familiares, el homicidio pudo tratarse por un robo, ya que tanto padre como hijo no tenían problemas con nadie, y en el lugar había signos de violencia, al igual que faltaban pertenencias de los hoy occisos. Los cuerpos fueron trasladados a la morgue para la necropsia de Ley.