LA CASA DE LA CULTURA DE HUAUCHINANGO EN VEREMOS

LA CASA DE LA CULTURA DE HUAUCHINANGO EN VEREMOS
HUAUCHINANGO, Pue.- 6 de Agosto de 2018.- A casi un mes y medio de que la Casa de la Cultura de Huauchinango fuera tomada por un grupo de fundamentalistas católicos encabezados por el párroco de esta localidad José Gustavo Corona y, unos días después, la Secretaría de Gobernación tomara posesión del lugar luego de desalojar, el caso sigue estancado.

Sin que la autoridad municipal haya hecho pública su postura frente a la recuperación oficial de estos hechos y menos dado a conocer de manera formal el avance de las negociaciones, la Comuna se limita sólo a dejar todo a la imaginación popular y en manos del Gobierno sin fijar una postura enérgica clara y contundente.

Entre estas tibiezas oficiales, ciudadanos afines a la recuperación  del inmueble iniciaron una recolección de firmas para exigir al gobierno su reapertura una vez desalojado hace más de un mes por los invasores.

Como lo dimos a conocer en su oportunidad, fue el pasado 24 de Junio, a medio día, cuando el párroco José Gustavo Corona y un grupo de sus militantes católicos, cargando la pesada urna del Santo Patrono de Huauchinango, El Señor en su Santo Entierro, salió de su capilla religiosa para ser trasladado junto con otro grupo de figuras de santos venerados, vírgenes y querubines, estandartes, cirios y veladoras para ingresar de manera violenta al lugar y oficiar allí dentro la misa dominical de ese Día de San Juan.  

Este hecho fue calificado de abusivo por la población y causó sorpresa y una serie de críticas por la indignación en Rede Sociales y manifestaciones públicas frente al edificio. Escenificadas por jóvenes que asisten a clases de cuando menos una docena de talleres que allí existen. Molestia también entre los asiduos visitantes a la Biblioteca “Sandalio Mejía Castelán” que allí mismo tiene su sede.

De igual manera molestó al personal federal y estatal que entre otras dependencias estatales y federales tiene allí oficinas. El lamentable caso cumple así un mes y medio sin que haya una solución de fondo y zanje de una vez por todas, esta asechanza clerical.

Los activistas que trabajan para recuperar la institución educativa y biblioteca de Huauchinango señalaron que no es justa esta situación, sobre todo para niños y adolescentes que acuden a los Cursos de Verano que hoy andan de la Ceca a la Meca, ya sea dentro de Palacio Municipal, en los corredores o la explanada a cielo abierto, sin que la autoridad municipal ofrezca la certeza a los padres de familia sobre la seguridad y el cuidado que se les debe proporcionar a los menores que se encuentran bajo su cuidado.

 En una plática informal con Martín Luna, encargado del Programa de Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) cuyas oficinas, sin trabajar, se encuentran dentro de la Casa de la Cultura de Huauchinango dijo que si bien ya han rescatado algunas pinturas y otras cosas que se encontraban dentro de la Casa de la Cultura, los archivos y todos los enseres de su oficina se encuentran dentro y sin trabajar, lo que ha atrasado mucho su labor.

Son varios los municipios, precisó, donde tiene responsabilidad de trabajo como Huauchinango, Xicotepec, Juan Galindo, Naupan, Pahuatlán Chiconcuautla, Tlaola, Ahuazotepec, etc., cuyo principal objetivo es contribuir al fortalecimiento de los procesos culturales comunitarios que sufren retraso.

Padres de familia de los menores que acuden a los Cursos de Verano, señalaron que todo este asunto es provocado por el cura Gustavo Corona en su afán de establecer en esta localidad y hacer de esta zona un obispado. Esto ha trastocado no sólo la paz y la tranquilidad de las familias, sino a la propia Constitución Política del país, por lo que esperan que el gobierno federal intervenga y ponga en su lugar esta omisión municipal, así como que frene la ambición de una persona que perjudica a las familias huauchinanguenses.