EN LA FISCALÍA DEL ESTADO UNA MANCHA MÁS AL TIGRE?

Observatorio político
EN LA FISCALÍA DEL ESTADO UNA MANCHA MÁS AL TIGRE?
Por Maquiavelo
Podría llegar a su fin el mandato, en la Fiscalía del Estado, de Rafael Moreno Valle con la salida apresurada del Fiscal Carrancá por lo que se acabaría, en términos coloquiales, digamos, la era de los carranclanes, algo así como lo acontecido en la época revolucionaria del país  cuando los mexicanos sufrían víctimas de robos y agresiones en nombre de la revolución y en Puebla en nombre del “cambio”.

Júbilo entre muchos que sufrieron las agresiones del gobierno dictatorial de Moreno Valle, incluso en la época de Gali Fayaf quien anunció que Víctor Antonio Carrancá Bourget ya solicitó licencia para ausentarse del cargo “por motivos personales”, especie que la Fiscalía General del Estado, fiel a la tradición morenovallista de negar las cosas y maquillar las situaciones, había intentado negar luego de que por medio de un tuit en la cuenta oficial así lo afirmara.

De fuentes bien informadas se sabe que Carrancá se irá a la calle con todo y chivas, es decir arrastrará consigo a todos los fiscales y directores, sobre todo a aquellos que se distinguieron por su corrupción y su impunidad, así como los expertos en extorsiones y detenciones “a modo”, tal como pasó con las decenas de presos políticos de la era morenovallista.  

Dicen que viene a hacerse cargo de la Fiscalía Gilberto Higuera Bernal, quien fuera Subprocurador de Control Regional Procedimientos Penales y Amparo, en la PGR y que “llegará con todo su equipo” (¡gulp!). Y bueno, en realidad no conocemos el proceder de este señor, pero…(el “pero” de siempre) nos llegó al conocimiento una parte de la columna de opinión publicada por el Periodista, académico y escritor Director del Centro Cultural Universitarios de la UNAM, Ricardo Raphael quien escribió el 12 de Junio del año 2017 en el Diario El Universal, respecto al flamante Fiscal de Puebla:

Una carta está llegando por estos días al Senado de la República para denunciar la corrupción que prevalece en la Procuraduría General de la República. Supuestamente tiene el respaldo de 200 Ministerios Públicos que no quieren dar la cara por temor a poner en riesgo sus vidas y las de sus familiares.

Este escrito es el segundo que envían para ser escuchados. El primero lo dirigieron al presidente Enrique Peña Nieto el 21 de febrero de este año. Al parecer la respuesta que obtuvieron desde Los Pinos no satisfizo y por eso mandaron ahora una nueva misiva a los senadores Pablo Escudero, Fernando Herrera, Dolores Padierna, Emilio Gamboa y Jorge Ramos, líderes de las principales bancadas en la Cámara Alta.

En ambos textos se exige lo mismo: la renuncia a sus cargos dentro de la procuraduría de Gilberto Higuera Bernal y de Martín Camberos Hernández.

Gilberto Higuera es el subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales y Martín Camberos el Coordinador de Supervisión y Control Regional. Entre ambos gobiernan las delegaciones que la PGR tiene en los estados de la República. Son quienes nombran a los delegados, subdelegados, jefes y demás personal que procura justicia en todo el país, a propósito de los delitos federales, como por ejemplo el crimen organizado.

Si, en efecto, hay 200 agentes federales del ministerio público dispuestos a hacer una revolución dentro de la PGR aportando información y pruebas verdaderas sobre una supuesta red de protección a favor del crimen organizado, el país se encuentra en la antesala de un nuevo y estrepitoso escándalo de corrupción.

Cabe recordar que Higuera Bernal se desempeñó hasta enero de este año como subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR y se encargaba de coordinar las 32 delegaciones de la dependencia. Por lo que, en breve, veremos y diremos.