EN VEREMOS, GOBERNATURA DE PUEBLA

OBSERVATORIO POLÍTICO 
VOTO POR VOTO, CASILLA POR CASILLA
Por Maquiavelo
Finalmente el Caso Puebla  llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación en donde luego de estudiar la situación que se ha venido dando a partir del 1 de julio pasado, fecha de las votaciones y su cómputo, resolvió que en Puebla se debe contar Voto por Voto, Casilla por Casilla, debido a que no hay certeza en los resultados.

Sin duda esto es de inicio, evidencia de irregularidades, trastupijes y triquiñuelas dentro de un proceso electoral inédito que debido a los escándalos generados, donde hubo de todo, hasta muertos, fue noticia internacional.

Desde el principio resultó evidente para el electorado lo amañado de una elección solapada por un Instituto Electoral del Estado de Puebla, junto con el Tribunal Electoral del Estado de decidido corte morenovallista de a tanto por cabeza. Ni más, ni menos, tal es la percepción popular.

Así que luego de la queja interpuesta por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ante la Sala Superior del TEPJF y con el fin de darle al proceso electoral legalidad, imparcialidad, objetividad, certeza e independencia ya que en Puebla tales principios rectores se han perdido dentro del mar de la corrupción morenovallista y partidista que existe en los virreinatos estatales hay un recuento voto por voto casilla por casilla.

Por lo tanto, vemos que los argumentos esgrimidos por la oposición, resultaron viables para iniciar un nuevo conteo en los 26 distritos electorales locales de Puebla y que fue aprobada por unanimidad de los magistrados federales.

Sin duda esto abolla la corona del morenovallismo y el “triunfo” obtenido en las urnas en donde la compra masiva de votos fue más que evidente para todo el público elector, aunque en los hechos sería muy difícil de probar, no quiere decir que no lo hayan hecho. 

Así, que, en el camino a la impugnación, sin duda, poco a poco se anda lejos, porque el recuento no quiere decir que es anulación del proceso electora, pero los morenistas, necios como son y los conocemos, insistirán.

De allí que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta, anunciara que continuará con la solicitud de anulación de la elección a gobernador del 1 de julio, pese al reciente fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que ordenó el recuento voto por voto.

A nivel nacional, en conocido noticiero, Miguel Barbosa reconoció que el recuento voto por voto en Puebla es una decisión histórica, todo debido a la demanda ciudadana de limpiar elección

Y bueno, reconoció también, en un Twitter publicado el día de ayer que:

— Miguel Barbosa (@MBarbosaMX) 20 de septiembre de 2018

“Por eso más bien se debe esa celebración de parte del equipo de Martha Érika Alonso cuando dicen: ‘qué bueno que se va a recontar, porque están diciendo que tienen arregladas las cosas’”, sostuvo Barbosa. A lo que Martha Erika dijo algo así como que a Barbosa ningún chile le embona, cuando declaró que: “al señor Barbosa nada le acomoda”, y esto luego de que el ex senador añadiera que un recuento voto por voto no garantiza la limpieza de la elección del pasado 1 de julio.

Por otro lado, los mismos magistrados de la Sala Superior Tribunal Electoral del Tribunal del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinaron que sí habrá una amonestación pública para Luis Miguel Barbosa Huerta, esto luego de que vinculara en la pasada campaña a Martha Erika Alonso Hidalgo, con su esposo el ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Y todo porque dijo “esposa de Moreno Valle”, situación que dicen es violencia de género. La queja se  levantó el 3 de mayo del presente año cuando el Partido Acción Nacional (PAN) denunció a Luis Miguel Barbosa Huerta por la difusión de mensajes en las páginas personales del primero, puntualmente en Facebook y Twitter.

Consideraron que tal concepto constituía violencia política de género en contra de la en ese entonces candidata a la gubernatura. Y hoy tal sentencia, que pareciera kafkiana, se ratifica a nivel federal. Cosas Veredes Mío Cid,  y nosotros, pues Veremos y Diremos. Conste.