LA CUARTA TRANSFORMACIÓN (LA METAMORFOSIS) EN HUAUCHINANGO

OBSERVATORIO POLÍTICO
LA CUARTA TRANSFORMACIÓN (LA METAMORFOSIS) EN HUAUCHINANGO
Por Maquiavelo
Sin duda todos los comienzos son difíciles por los motivos que usted, querido lector, diga, mande o piense, pero el inicio de la administración municipal de Huauchinango encabezada por Gustavo Vargas Cabrera, no sólo resulta difícil de entender y más de describir con otras palabras que no sean desconcierto e incredulidad ante la serie de pifias en que incurre desde el primer día de su mandato.

Todo esto, sin duda, riñe con la llamada “Cuarta Transformación” que encabeza no un político de altos vuelos, no un personaje de la oposición al sistema neoliberal nacional, sino un dogma de fe llamado Andrés Manuel López Obrador, no de otra manera se explica el tsunami político que a nivel nacional levantó y arrasó hasta los cimientos de un gobierno monolítico, dictatorial, corrupto y prevaricador.

Un dogma, como conocemos nos explica, en la ciencia del conocimiento, que es una verdad comprobada que supera el entendimiento humano, visto esto sin estar dentro del marco cartesiano del término sino de de la psicología, la teoría del conocimiento  propiamente dicho y eso es AMLO, pero él, sólo él, el resto es pipitilla.

Sin duda el presidente municipal huauchinanteco se basa, en las nociones innatas de su propia existencia, en su experiencia o falta de ella, sus propias sensaciones, ideas de reflexión o falta de ellas, en suma, se basa en sus propias locura o cómo hacer las cosas sin pararse a reflexionar si son correctas o no, no acepta opiniones, Dura Lex, Sed Lex.

Esto dio, como consecuencia, la Crisis de la Basura que debido a lo que llamaron “una limpia” dentro del Departamento de Ídem, se quedaron sin los elementos básicos de operación además de, durante el tiempo en que supieron que iba a gobernar, 1 de Julio de 2018, hasta el día en que entrarían en funciones, 15 de Octubre de 2018, tres meses y medio después, mejor se dedicaron a brindar y disfrutar del triunfo, felicitarse mutuamente y vaciar litros y litros de champán con perlas desleídas y caviar beluga en lugar de aplicarse para conocer los problemas de fondo de cada uno de los más ingentes problemas del municipio.

Nuestro quehacer periodístico, durante los últimos 40 años, con un periódico cotidiano desde hace 33 años, nos han servido para ver muy de cerca todas y cada una de las administraciones en las que hemos observado grandes aciertos y fuertes impactos, hasta severas negligencias

Nuestras propias conclusiones se basan en el ver y aprender. Por ejemplo, tres problemas principales se detectan dentro de un municipio al principio de cada administración, que de tan cotidianos y engrasados los ejes de esas tres carretas durante el periodo constitucional previo,  todo marcha sobre ruedas, nadie se acuerda de ellas y el resto se convierte en las prioridades.

Pero si alguno de esas tres carretas no tiene bien engrasados los ejes, entonces, ¡la debacle!, ¡el linchamiento!, las mentadas de madre, etc.

La Primera Prioridad valga la redundancia es, sin duda, el Agua. Un Ayuntamiento que comienza su administración con problemas de Abasto de Agua, se expone a que una muchedumbre enojada, frenética, indignada, furiosa, irritada tome la Alcaldía y saque al alcalde a pellizcos para que repare el sistema de distribución del agua.

La Segunda Prioridad es la recolección y disposición de los desechos urbanos, es decir, la basura. Tal como la vimos en nuestro pueblo, a punto estuvo de tener graves consecuencias, no tanto por no tener la inmediatez de resolver el problema, sino en la necedad de enfrascarse en una lucha de poder a poder contra el Alcalde de Zacatlán que no dejó ya tirar la basura de Huauchinango allá y el Presidente Municipal de Huauchinango en querer obligar, como buen tozudo, para agacharlo. Bueno, hasta interpuso un amparo para doblarlo a su medida, pero la cosa no prosperó, tal el amparo se negó, (sería bueno que nos dijeran quién lo aconsejó y redactó el documento, porque ya sabemos quién lo firmó. ) Ahora hay un acuerdo con la vecina ciudad de Tulancingo que es temporal. Depositar allá la basura de Huauchinango. Pero luego de cuando menos diez días, nuevamente podríamos comenzar a padecer estas ineficiencias, por no decirles a la mexicana, pendejadas.

Y La Tercera Prioridad  es sin duda la Seguridad Pública, así, en ese orden. Porque un pueblo sin agua, atiborrado de basura y criminales sueltos por las calles, mejor ni pensarlo.
De allí que la gente le exija a Gustavo Vargas que se ponga las pilas y se deje de estupideces que llevan al pueblo a enojarse y confrontarse dentro de lo que es La Cuarta Transformación que, en este caso, no es que desde ese capullo veamos salir una bella y colorida mariposa, sino emerge un animal panzón, peludo, oscuro, tóxico que hasta el Huauchinango Mágico nos hará perder y que nos quedemos tres años dentro de una metamorfosis al estilo de Kafka, como ahorita la padecemos. Conste.