EL AYUNTAMIENTO DE HUAUCHINANGO Y EL SINDICATO DE TRABAJADORES

Observatorio Político
EL AYUNTAMIENTO DE HUAUCHINANGO Y EL SINDICATO DE TRABAJADORES
Por Maquiavelo
No contento con el fallido movimiento del Ayuntamiento de Huauchinango, más bien del alcalde Gustavo Vargas para doblegar al Presidente Municipal de Zacatlán y forzarlo a recibir la basura de Huauchinango en su relleno sanitario, ahora pretende apoderarse del Sindicato de los Trabajadores del Ayuntamiento para aplicar una “purga”, pero también le salió el tiro por la culata.

Esto luego de que algunos trabajadores municipales nos dieran a conocer que el pasado domingo haciendo los oficios de una Celestina, el asesor del Ayuntamiento Juan Carlos Zaragoza y otros corifeos empleados de Vargas Cabrera apuraron por teléfono para citar -el pasado domingo 25 de Noviembre- a los trabajadores sindicalizados que acudieran a una reunión “urgente” para elegir a una nueva directiva sindical y quien no fuera se las vería con ellos y tal vez hasta les costara la chamba.

Sin duda la forma es fondo y a la viceversa, como decía aquél ideólogo del PRI don Jesús Reyes Heroles, entendido esto desde el punto de que esta expresión se aplicaría, sin duda, a un régimen o cambio de régimen, de ninguna manera a un proceso social como es la constitución sindical de un; “quítate tú, para ponerme yo…”

Debemos decir que desde el principio de esta administración de MORENA el alcalde y su asesor, maquiavelaron para quitar de en medio a los principales dirigentes sindicales, sobre todo al Secretario General don Miguel Ángel Martínez Moreno debido a que los trabajadores mantuvieron un paro de brazos caídos porque exigieron sus derechos como es el pago de su quincena.

Esto causó un caos dentro de la alcaldía y fue apaciguado luego de que hicieran el pago tal cual lo marca la Ley y no cómo pretendía hacerlo el tesorero, quien, por cierto, es familiar cercano del Presidente Municipal, a contrapelo delo que ha dicho AMLO sobre el nepotismo. Pero aquí sólo los chicharrones de Vargas Cabrera truenan o al menos así lo ha evidenciado.

Nepotismo? Sí, en varias áreas, pero eso lo daremos a conocer  más tarde, con pelos y señales.

Así que con esa experiencia y los cambios de adscripción de los trabajadores, las amenazas de que los van a correr, en general un ambiente laboral de terror y abusos, los trabajadores se han organizado aún más y a punto están de dar una puntilla a las aspiraciones dictatoriales de los dirigentes municipales que en esta misma semana, según supimos, verán la respuesta a sus abusos e intentos de sometimiento.

La reunión del pasado domingo convocada por los esquiroles de Vargas Cabrera no logró el quórum necesario para ungir a su principal esquirol sindical, Héctor Herrera Escobedo, trabajador intendente de la SEP y nuevo empleado municipal, dos trabajos al mismo tiempo, (a contrapelo de lo dicho por AMLO) y elevado por la Gracia Municipal, como nuevo dirigente sindical, lo que fue filmado y documentado adecuadamente para ser presentado al mismísimo López Obrador sobre el proceder el alcalde y su asesor y, a ver qué pasa.

En este estira y afloje, La Coalición de Trabajadores Municipales se encuentra en el proceso de recibir su Toma de Nota, lo que les hará ser parte de un sindicato formal, actual y actuante para el beneficio de los trabajadores y no un ente supeditado a lo que diga el Señor Alcalde quien quisiera tener el poder para cesar, correr, remover, quitar o señalar a cualquier trabajador sindicalizado, habida cuenta de que allí, en esa organización, se encuentran los trabajadores municipales que sí trabajan, los que sí se mantienen al pie del cañón y los que sí hacen funcionar la Comuna.

Poco habrá de vivir quien no vea que en esta misma semana y desde el centro del país, del mismísimo primer círculo de MORENA, Gustavo Vargas Cabrera recibirá tal regañina que lo hará cambiar de parecer y le quitará hasta el modito de andar para no meterse con los trabajadores del municipio quienes podrán respirar tranquilos luego de ver resarcidos sus derechos como empleados del municipio y algunos con decenas de años de trabajo. Entonces veremos y diremos.