UN CONCEJO MUNICIPAL EN HUAUCHINANGO?

Noticiero de la Sierra Norte
UN CONCEJO MUNICIPAL EN HUAUCHINANGO?
Por Carlos Castelán
El rumbo tan negativo que ha tomado la gobernabilidad municipal en Huauchinango generó una reacción social suficiente para sacudir la modorra y (no tomar las riendas) sino coadyuvar efectivamente con el Gobierno Municipal para dar rumbo y certidumbre al desarrollo armónico de nuestro municipio con la creación de un Concejo Municipal.

Esto nos fue confiado por un grupo de personas, políticos, empresarios, comerciantes, en fin, gente preocupada por la manera y rumbde cómo se gobierna en Huauchinango.

Hemos de recordar que la gobernación, entendida y valorada democráticamente por los gobiernos municipales, con las reformas constitucionales que confieren atribuciones en materia municipal y realizadas desde los años ochenta de la centuria pasada con la idea dominante de ser una base normativa, a la fecha no parecen ser suficientes.

Esto fue, en su momento, con el fin de  que los gobiernos municipales gobernaran democráticamente y con las cuales, se estimó, se identificaban los componentes fundamentales para superar las condiciones de los rezagos estructurales de los municipios en los albores del siglo XXI. Pero, a nuestros ojos, hoy, resultan insuficientes para conseguir los cambios en curso que culminen en mejores niveles de bienestar, desarrollo y progreso en el ámbito municipal.

Cada vez más los retos para superar toda clase de problemas locales, llámense estos jurídicos, administrativos, económicos y sociales municipales no sólo se han magnificado, hablando en su justa dimensión, dado el crecimiento poblacional, sino que hay una gran ineficiencia de los gobiernos municipal para disminuir la brecha de contrastes sociales tan evidentes y palpables.

Este crecimiento poblacional y por ende el aumento de una mancha urbana cada vez más voraz y demandante de espacios para vivir, ha sido un factor determinante para qué veamos, a plena luz del día, lo mismo una creciente pobreza y marginación, que desempleo, falta de oportunidades, en fin, todo esto que como resultado genera un crecimiento exponencial de la inseguridad, entre otros aspectos.

Parto de la hipótesis de que las reformas constitucionales que instauraron el régimen jurídico municipal desde los años ochenta del siglo pasado han resultado limitadas al no lograr conferir a los gobiernos municipales las atribuciones y capacidades requeridas para gobernar a fin de lograr el desarrollo y crecimiento esperados, reformas que fueron propuestas o consideradas por los diversos sectores políticos y gubernamentales.

Conociendo que la gobernabilidad se inicia a partir de satisfacer a la población efectivamente con las exigencias y expectativas sociales, económicas, administrativas, financieras y políticas municipales, la situación en Huauchinango es de un abandono en todos los tonos que hacen caer al municipio en una situación de anarquía e ingobernabilidad.

De allí que un sector de la población esté considerando la creación de un Consejo Municipal, no para tomar las riendas del municipio, que sería lo ideal, según la óptica de algunos extremistas, sino para coadyuvar efectivamente con el Gobierno Municipal, dar rumbo y certidumbre al camino que Huauchinango debe recorrer por los próximos tres años.

Un Consejo Municipal integrado por políticos, comerciantes, maestros, jóvenes, profesionistas, empresarios, periodistas, artesanos y, en fin, una gama de personajes de las diversas ramas del cotidiano quehacer social y que hacen grande a un municipio.  

Hay una cita bíblica que podríamos traer a colación de los primeros casi Cien Días de Gobierno Municipal, “Por sus obras los conoceréis…” y, en los hechos, lo que en la actualidad la población ha visto, no le gusta, de allí que algunos emprendedores y preocupados porque Huauchinango siga el rumbo adecuado del desarrollo y la armonía social hayan expresado la idea de crear un Consejo Municipal, de acuerdo con la Ley, para coadyuvar en la gobernabilidad del municipio.