¡MUERE BARBOSA!

¡MUERE BARBOSA!
Jota Eme.
Luis Miguel Barbosa murió políticamente junto con la muerte física de la Gobernadora y del Senador, punto final.
Es muy doloroso que una persona muera de manera tan trágica, y más lo es en fechas tan sensibles como la navidad, cuando todos estamos prestos para desear lo mejor a todos, cuando estamos preparando ya las viandas de la cena, recibiendo a los familiares que todo el año hemos extrañado, cuando hacemos una reflexión personal de lo que queremos, amamos y deseamos.

De tal forma que, sin duda, todos los bien nacidos lamentamos el accidente y muerte de la Gobernadora y el Senador.

Personalmente creo que fue un fatal accidente, cuyas causas técnicas ya explicaran los canadienses.

Sin embargo, el hecho no está exento de sospechas por el ambiente previo de descalificación tanto de parte de Andrés Manuel López Obrador, que además de descalificar la elección ya confirmada por el máximo tribunal, llegó a negarse a visitar Puebla.

Y también de parte de Yeickol (Citlalli) Polensky y Luis Miguel Barbosa que se dieron cita en una “asamblea informativa” de morena en la que llamaron a la desobediencia de la autoridad gubernamental, y señalaron personalmente a Martha Erika como una ladrona, así con todos los pelos en la lengua.

Esos hechos los colocan en el ánimo popular como los directamente sospechosos y responsables de la muerte del matrimonio Moreno Valle-Alonso.

Y entonces se entenderá que difícilmente puede aparecer en las boletas el Señor Barbosa, su presencia solo traerá a la mente la imagen de Martha Erika y su muerte fatal. Y eso llevará en automático a votar en contra de Barbosa con todo y sus peje-zombis.

Por eso a Miguel Barbosa lo identifican ya como el sexto pasajero del helicóptero, no tiene ya nada que hacer en la política poblana.

Ahora bien, frente al escenario de una nueva elección en el Estado se plantea una gran oportunidad de los partidos de oposición frente al poder absoluto y avasallador que ya está demostrando el Presidente López Obrador.

La votación está a tercios, MORENA, PAN Y PRI, si estos dos últimos partidos no entienden que separados no van a ganar, y que el bien mayor es fortalecer los equilibrios de un poder federal centralista, y no llegan a un acuerdo para aliarse junto con el PRD, PANAL, COMPROMISO, MC, PSI y demás, pues desaprovecharan el sentimiento que los poblanos sienten por las víctimas del accidente y con ello la posibilidad de sentar en el Gobierno del Estado un verdadero contrapeso que habrá de sumarse a Guanajuato, a Nuevo León, a Sonora, a Chihuahua y otros Estado de la oposición.

Pero lo más importante es la oportunidad de demostrarle a MORENA y ANDRES MANUEL que también se le puede ganar, que pongan los pies en la tierra y que vayan abandonando su proyecto de reelección tan anunciado y negado por ellos mismos.

¡La tragedia de Puebla nos da la oportunidad ahorita, no hay que esperar 6 años!