EL CAMBIO CLIMÁTICO EN TU TAZA DE CAFÉ

EL CAMBIO CLIMÁTICO EN TU TAZA DE CAFÉ
Las temperaturas de los océanos aumentan más rápido.
Durante los últimos años se han roto consecutivamente los récords de calor de los mares y océanos a tal punto que sus temperaturas han aumentado 40 por ciento más de lo previsto por científicos.

Esto fue dado a conocer por la periodista  Somini Sengupta en el Diario Ney York Times quien nos dice: “Disfruta las tazas de café... mientras quedan….!

Y a continuación señala que de las más de cien especies de café que existen en estado salvaje, el 60 por ciento está en riesgo de desaparecer debido al cambio climático y la deforestación, de acuerdo con una nueva investigación. Aunque muchas de esas variedades no son consumidas, una de ellas es de las más bebidas en el mundo: la arábica.

EL NUEVO ESTUDIO
Aaron Davis, un botánico británico, ha pasado 30 años recorriendo bosques y granjas para relatar el destino de una planta: el café.

Ha registrado cómo un planeta que se calienta hace que sea más difícil cultivar café en las regiones tradicionales productoras de café, incluida Etiopía, la cuna del grano de arábica más popular del mundo. Ha trazado un mapa donde los agricultores pueden cultivar café a continuación: básicamente en el interior del país, donde hace más fresco. Él ha ido en busca de variedades raras en la naturaleza.

Ahora, en lo que quizás sea su investigación más desalentadora, el Dr. Davis ha descubierto que el café silvestre, las docenas de variedades que alguna vez se produjeron bajo las copas de los bosques en al menos tres continentes, corre el riesgo de desaparecer para siempre. Entre las 124 especies de café del mundo, él y un equipo de científicos han concluido que el 60 por ciento está en riesgo de extinción en la naturaleza. El cambio climático y la deforestación son los culpables.

Es importante porque esas variedades silvestres podrían ser cruciales para la supervivencia del café en la era del calentamiento global. En esas plantas podrían estar los genes que los científicos necesitan para desarrollar nuevas variedades que puedan crecer en un planeta más caliente y seco.