LA CÁPSULA DEL TIEMPO EN EL RECINTO FERIAL

¡Buenos Días, Huauchinango!

LA CÁPSULA DEL TIEMPO EN EL RECINTO FERIAL
Por el Huachi.
Otra vez Gustavo Vargas. Sin duda el mal fario que le tocó a este municipio al triunfo del partido de López Obrador, MORENA, no deja duda que es el peor del último siglo que nos ha tocado no sólo presenciar sino escribir sobre éstos en los cuales, los alcaldes, por muy ignorantes, insensibles o pedantes que hayan sido no cuentan, son peccata minuta al lado de esta nueva administración encabezada por presuntos izquierdosos, priístas y panistas disfrazados de MORENOS.

Mire usted que en menos de 150 días Gustavo Vargas por su ineficiencia en el uso del poder le han asestado tres palos en plena testuz al pensar que podría imponer a los empleados municipales una purga tipo estalinista.

Porque así lo vemos, tal como lo escribió en su tiempo  Mikel Azurmendi quien dejó la fe cuando leyó a Sartre y la izquierda se deducía de un poder derechista “Un hechizo izquierdoso que está haciendo mucho daño en las relaciones sociales....” Y eso es lo que padecemos en este municipio.

Baste ver al estimado y avezado lector ver como se encumbran en el Poder parientes y allegados, au contraire sense de lo que predica su propio mesías, Andrés Manuel López Obrador, un fenómenos político que si a la vista de algunos no lo hace todo bien, cuando menos trata de hacerlo, pero aquí, tal como se ve, desde el Ayuntamiento sólo se genera un ambiente de inseguridad y un errático caminar hacia un rumbo que nadie, ni siquiera en la propia Comuna conoce, menos el pueblo llano.

Y aún hay algunos que defienden, a capa y espada, a esta administración  sin ver que los derechos laborales son los primeros que los gobiernos socialistas, comunistas y muchos “istas” predican y al mismo tiempo satanizan al outsourcing que acaba con los triunfos no sólo revolucionarios sino de gobiernos como los de Cárdenas y otros, últimamente como el que encabeza AMLO y que se esfuerza por mantener al país dentro del ámbito nacionalista, humano y generoso, sin llegar a caer en un racismo insensible sino de brazos y puertas abiertas a una competencia política equilibrada.

Pero su plumaje no es de esos. Más bien advenedizo y apocado por la responsabilidad de ser además de intolerante y un verdadero ingrato tal como lo califican muchos de quienes en el reciente pasado agitaron matracas y quemaron “cuetes” e incienso para encumbrarlo,  finalmente terminar con una patada en el trasero.

O cómo calificar a un político que en el mareo que produce el Poder llega a decir ante los medios de comunicación del centro del Estado, cuando le preguntaron: Porqué tiran la basura de Huauchinango en el Recinto Ferial?  Y Gustavo Vargas Cabrera, en su carácter de Presidente Municipal de Huauchinango contestó: “porque así me lo dictó mi conciencia…”. Frase que nos debe dar una idea de lo que en su magín existe y que, en los hechos, es altamente lesivo al pueblo que le dieron para gobernar, triunfo que semeja a la fábula de aquél onagro que logró sacar algunas notas discordantes de una flauta.

Y, por si fuera poco, a tiro de piedra de la LXXXI Feria de las Flores y con la basura en el recinto ferial, el ayuntamiento tuvo la genial idea de convertir en lugar en una “Cápsula del Tiempo”, es decir, para aquellos que no saben qué es eso, les diremos: Existen algunos pueblos o instituciones que se preocupan por que las futuras generaciones conozcan lo que en su tiempo se hizo y creo que a eso apuesta Gustavo Vargas, porque según lo que sabemos ya le pasaron la alpanadora a la basura del Recinto Ferial y le cubren con una capa de tierra, la compactan. al parecer van a pavimentar el lugar y aunque usted no lo crea dentro de cincuenta años la próxima generación rascará en el Recinto Ferial y entonces encontrará esa cápsula de tiempo donde podrá encontrar desde papel higiénico usado, condones, zapatos, ropa de todo tipO, juguetes de legos, celulares, tabletas, computadoras, en fin, todo lo que hoy usamos, desechamos y ellos van a conocer nuestros “adelantos” y la forma en que la administración municipal de Gustavo Vargas Cabrera de manera por demás visionaria, dejó constancia para el futuro en esa, nuestra “Cápsula del Tiempo” en la segunda década del Segundo Milenio.