HUACHI-PARK DE LA EFICENCIA A LA INEFICIENCIA

¡Buenos Días, Huauchinango!

HUACHI-PARK DE LA EFICIENCIA A LA INEFICIENCIA
Por El Huachi
Recién los mentados, (en serio, mentados) cajeros para el cobro del Huachi-Park fueron instalados la ineficiencia -como en el resto de las dependencias municipales- se apersona y toma el Poder por asalto y caemos, desde el pasado 15 de Octubre -día aciago- de la sartén al fuego.

Cómo no recordar aquellas marchas, gritos y reclamos contra la administración recién pasada encabezada por el comerciante-hotelero y político, (hoy funcionario de gobierno), Gabriel Alvarado Lorenzo que sudó las suyas luego de haber instalado una gabela al estacionamiento de vehículos en las calles del centro de la ciudad y que fuera motivo de innumerables manifestaciones populares y recordatorios familiares de parte de la gleba huauchinanteca que se oponía a  este in come tax que lo veía, además de oneroso, centro de corrupción por la forma tan oscura en que se reveló su ingreso y disposición de recursos.

Sin embargo la medida, al final de cuentas, fue tomada en serio por la gente y como todo en la vida, se adaptó al pago, los minutos de gracia que concedían y la buena disposición para poder dejar en la tranquilidad de las calles del centro de la ciudad el patas de hule  sin que fuera motivo del vandalismo brutal y el asalto de los quita-placas oficiales que hoy asola en las calles prevaleció.

Pero como todo lo bueno que llega en la vida finalmente termina, nos llegó desde las alturas un  Capitán Piloto Helicopterista (CPH) por sus siglas para mejor entendimiento, que aquí aterrizó, todo cambió, lo malo es que todo cambió para seguir peor. Conste.

Mire usted, luego de la serie de dislates, al más puro estilo del Alcalde de Lagos, quien en su momento y luego de construir un alto y largo puente y ver que la gente prefería vadear el cauce, mandó colocar un gran letrero que a la letra decía: “Este Puente se hizo en Lagos y se cruza por arriba…” Gustavo Vargas, (a) “El Gus Gus”, cambió el pago del impuesto en tiendas y la misma Delegación de Transito, por feas y estorbosas cajas para el pago del estacionamiento  que, cuando se descomponen, así sean muy nuevas y modernas, hacen que la gente enloquezca por no saber a dónde realizar el pago so pena de ser motivo de una multa con el consabido retiro de las placas del auto, un verdadero abuso del poder contra los pacíficos ciudadanos.

En plática con quienes ayer, dentro de sus tiendas y negocios, realizaban el cobro y extendían recibos de pago, mismos que no era necesario colocar de manera visible en los vehículos, señalaron que es una medida estúpida, por decirlo suave, no porque les hayan quitado la comisión del pago, que en términos reales era del siete por ciento, es decir, siete centavos por cada peso ingresado, sino por haber perdido el trato directo con la gente, la orientación al turista sobre servicios y sitios de interés, lugares cercanos, en fin, un trato humano y orientador en una ciudad amable, además de que al entrar los turistas y gente local a algunos comercios tenían la posibilidad de ofrecer al cliente Huachi-Park, alguno de los productos o servicios que venden, pero ahora todo esto terminó de facto por instrucciones del “Gus-Gus” y la inconformidad por esta situación se verá pronto reflejada y usted sabe dónde. Conste.

Al preguntar en la Presidencia Municipal sobre el porqué de esta situación, altos funcionarios señalaron, luego de asegurar que sus nombres no serían publicados por aquellos de las represalias a las que es tan afecto (a) “El Gus-Gus”, como -en sordina- le dicen.

Primero, comentaron, es debido a que la mayor parte de los ingresos se los llevaba la empresa digital propietaria del software que diseñó el sistema de cobro que, dicho sea de paso, era muy bueno, ágil y humanitario. No sólo porque el cliente estaba seguro de que no sería motivo del vandalismo de los destornilladores más rápidos de Huachi, y su placa aún estaría allí si no era porque se vencía, de manera retardada el plazo para pagar, aunque había un tiempo de gracia para poder pagar o irse del lugar sin mayores problemas.

Además se contaba con buena vigilancia, los comercios servían al cliente y se agilizaba el tránsito y hasta la compra, dentro de los comercios, incluso los motociclistas estaban conformes.

Hoy, con los  nuevos cambios y la instalación de las insensibles máquinas que se reportan descompuestas, la gente no sabe a dónde acudir ya que el boleto expedido por la máquina debe ser colocado de manera visible en el vehículo, los motociclistas no saben dónde deben dejar el boleto porque las motos no cuenta con algún espacio para eso, la gente, los visitantes han dejado de visitar los comercios y, por ende, no hay clientes ni ventas, en fin, trastocaron la existencia pacífica del centro de la ciudad.

Además si la empresa de software que, dicen, cobraba demasiado por su programa, porqué (a) “El Gus-Gus” no convocó al Tecnológico de Huauchinango, al CBTIS, al Colegio de Bachilleres, a los Centros Escolares, a las Universidades, en fin, a los centros de Educación Superior para ofrecer a los profesores y alumnos un premio a quienes desarrollaran y produjeran un Programa para el Cobro del Huachi-Park y que, además de poder aplicarlo en la ciudad, ofrecerlo a otros lugares, Pueblos Mágicos, ciudades grandes, etc., y con esos ingresos ayudar a las escuelas regionales, pero no, en lugar de eso buscó a compadres y socios para instalar en las banquetas las estorbosas, poco estéticas, complejas y enredadas, además de insensibles casetas de cobro. Vivimos la voracidad por el patrimonialismo brutal en un régimen municipal autocrático, oligárquico e ignorante. Esta es, en serio, la Cuarta Transformación?